Alquilar una casa en Madrid y Barcelona se lleva casi la mitad de los ingresos, mientras que comprar no supone ni un tercio

El porcentaje de ingresos necesarios para comprar una vivienda en la Ciudad Condal es del 30,2%, frente al 28% de la capital; mientras que para alquilarla supone un 48,7% y 38,1%, respectivamente

Vivienda junto con llaves
Vivienda junto con llaves FOTO: UNSPLASH UNSPLASH

La situación económica actual ha mermado el poder adquisitivo de la ciudadanía en España, lo que se ha hecho notar sobre todo en el sector inmobiliario, haciendo que afrontar el alquiler de una vivienda requiera un mayor esfuerzo financiero por parte de los inquilinos en todas las provincias respecto al año pasado, a excepción de Málaga, según un estudio publicado por el portal inmobiliario Idealista.

Tanto es así, que la provincia de Barcelona encabeza el ranking es la que se exige un mayor esfuerzo a sus ciudadanos, ya que estos deben destinar 48,7% de los ingresos familiares al pago de la renta. A esta le siguen nueve provincias que superan el umbral de tercio de los ingresos: Guipúzcoa, con el 46,8%, Vizcaya con el 39,8%, Las Palmas con el 39,7%, Gerona con el 38,1%, Madrid con el 38,1%, Lleida con el 33,7%, Sevilla con el 33,4% y Huesca con el 33%. En cambio, el menor esfuerzo se ha dado en la provincia de Jaén, con el 20,2%, seguida de Lugo (21,2%), Teruel (21,7%), Zamora (22,1%) y Ourense (22,1%).

En este sentido, el territorio donde más se ha incrementado el esfuerzo ha sido Gerona, pasando de una tasa del 31,3% de los ingresos familiares en el primer trimestre de 2021 al 38,1% de este año. A esta le siguen las subidas de Barcelona (del 43% al 48,7%), Madrid (del 34,7% al 38,1%), Cantabria (del 27,3% al 32,4%), Lleida (del 28,6% al 33,7%) y Pontevedra (del 25,2% al 29,7%). En este contexto, Málaga fue la única provincia que bajó, pasando de exigir un 26,4% de los ingresos familiares a un 26,3% en el primer trimestre de 2022

El esfuerzo para comprar una casa baja en España, menos en Madrid, Barcelona y Baleares

No obstante, mientras que alquilar una vivienda en la Ciudad Condal se lleva casi la mitad de los ingresos, el comprar un inmueble no supone ni un tercio en muchas de las provincias. Tanto es así, que respecto al año pasado, las familias tienen que hacer un menor esfuerzo financiero para la adquisición de una vivienda.

En este contexto, en todas las provincias se ha reducido el esfuerzo a la hora de comprar una casa, a excepción de Barcelona, Baleares y Madrid en las cuales se ha incrementado esta cifra ligeramente

La provincia en la que más se ha reducido el esfuerzo ha sido Las Palmas, ya que ha pasado de un tasa de 25,6% al 22,8% de los ingresos familiares en el primer trimestre de 2021 respecto al mismo periodo de 2022. Tras la primera posición en el ranking, le siguen las caídas de Cádiz, pasando del 20,7% al 18,1%; Málaga, reduciéndose del 23,6% al 21,1%; Guipúzcoa, con un descenso desde el 35,1% al 33%; y finalmente Sevilla, la cuál ha pasado del 18,5% al 16,8%.

No obstante, en la otra cara de la moneda se encuentran las provincias de Madrid, la cual pasó de exigir un 26,5% de los ingresos familiares a un 28% en el primer trimestre de 2022; Barcelona se situó en una tasa del 30,2% frente a los 29,5% registrados el año anterior y Baleares ha pasado del 23,5% al 25,6%.

Pese a que el esfuerzo en Guipúzcoa se ha reducido en este último año, es la provincia en la que se exige un mayor esfuerzo a sus ciudadanos, dado que deben destinar el 33% de los ingresos familiares al pago de la vivienda, es decir, en el límite del máximo marcado por los expertos. A este le siguen Barcelona, con el 30,2%, Vizcaya con el 28,4%, Madrid con una tasa del 28%, Baleares con un 25,6%, Gerona con un 23,4%, Las Palmas con una tasa del 22,8%, Álava con un 22,1%, Málaga un esfuerzo del 21,1%, y Santa Cruz de Tenerife con un 21%, siendo las únicas que superan el umbral del 20% de los ingresos.

En cambio, el menor esfuerzo se da en la provincia de Cuenca en la que los ciudadanos deben destinar el 10,3% de sus ingresos al pago de la vivienda, seguida de cerca de Teruel (10,6%), Ciudad Real (11,5%), Toledo (11,6%), Jaén (11,6%) y Lugo (11,6%).

Barcelona, la capital que más ingresos absorbe al alquilar una vivienda

En lo que respecta al alquiler, Barcelona es la capital en la que más ha crecido el esfuerzo necesario, incrementándose desde el 33,2% en marzo de 2021 a un 47,6% en el mismo periodo de este año. A esta capital le ha seguido el incremento de Segovia (pasa del 27,8% al 33,9%), Palma (del 22% al 27%), Huelva (del 27,4% al 32,2%), Valencia (del 26,2% al 30,8%) y Madrid (del 33,2% al 37,8%).

En este sentido, han sido tres las capitales en las que el esfuerzo se ha reducido: Ourense (pasando del 21,6% al 20,5%), Guadalajara (del 25% al 24,5%) y Valladolid (del 23,5% al 23,4%).

Las capitales que exigen un esfuerzo superior al tercio de los ingresos para pagar el alquiler han ascendido a 7, siendo Barcelona, con el 47,6%, la que más recursos familiares absorbe. Seguida por Bilbao (38,4%), Madrid (37,8%), San Sebastián (35,5%), Vitoria (34,4%), Segovia (33,9%) y Las Palmas de Gran Canaria (33,9%). Por el contrario, la tasa de esfuerzo más baja se encuentra Ourense (20,5%), Lugo (21,2%), Ciudad Real (22,3%), Pontevedra (22,6%), Cáceres (22,6%), Toledo (22,7%) y Albacete (22,7%).

San Sebastián, la capital donde comprar una vivienda supone un mayor esfuerzo

Pese a que en las provincias se ha reducido el esfuerzo en todas, a excepción de tres de ellas, en el caso de las capitales, el aumento de este ha sido más numeroso, llegando a alcanzar ocho ciudades. La mayor subida se registró en Palma, pasando de 24,4% al 27,4% de los ingresos familiares. A esta capital le siguen los incrementos de Barcelona (del 35,3% al 38,1%), Girona (del 20,4% al 21,2%), San Sebastián (del 39% al 39,6%) y Granada (del 22% al 22,6%). El esfuerzo también ha aumentado en Soria (del 16,3% al 16,8%), Madrid (del 33% al 33,4%) y Toledo (del 15,1% al 15,3%).

En cambio, en la otra cara de la moneda se situó la ciudad de Pontevedra, liderando las caídas en el esfuerzo necesario, pasando del 19,5% al 17,3%, al igual que el descenso registrado en Las Palmas de Gran Canaria, cuya cifra ha pasado del 24,5% al 22,2%.

Aquellas capitales que exigen un esfuerzo superior al tercio de los ingresos para comprar una vivienda son solo tres: San Sebastián, con el 39,6%, siendo la que más recursos familiares absorbe, seguida por Barcelona (38,1%) y Madrid (33,4%). A estas les siguen Bilbao (31,9%), Palma (27,4%), Vitoria (26,5%), Cádiz (25,8%), Pamplona (23,2%) y Málaga (22,8%).

Por el contrario, la tasa de esfuerzo más baja se encuentra en Ávila (13,1%), Lugo (13,9%), Teruel (14%), Zamora (14,1%), Jaén (14,2%), Cáceres (14,6%) y Ciudad Real (14,7%).