La factura de la luz seguirá un 30% más cara con el tope al gas

La compensación que deberán pagar los consumidores se come casi la mitad de la rebaja a 40 euros MWh del precio del gas para generación eléctrica

Torres de alta tensión en Madrid.
Torres de alta tensión en Madrid. FOTO: JESUS G. FERIA La Razon

La factura de un hogar medio, con tarifa regulada PVPC, 3,45 kilovatios contratados y un consumo medio de 185 kWh al mes, seguirá siendo como mínimo un 30% más cara que hace un año a pesar de la rebaja que supondrá la entrada en vigor del llamado tope al gas natural para la generación eléctrica. Y eso si se traslada toda la rebaja en los precios del gas para generación eléctrica al recibo. La comparativa de los cinco primeros meses del año en curso respecto al mismo periodo del pasado año indica que ese hogar medio ha pagado hasta ahora 112 euros de más este año, un 50% más caro. La entrada en vigor del tope del gas, que se retrasará hasta como mínimo al mes de junio y que afecta sta medida, que afectará inicialmente a cerca del 37% de los consumidores domésticos –algo más de 10 millones– y al 37% de los industriales, implicará una rebaja real del recibo PVPC del 15,3%, lo que rebajaría poco más de 10 euros el recibo medio de esos hogares, hasta el entorno de los 62 euros al mes, aún muy por encima de la media de los mismos meses de 2021, cuando apenas se pagaron 48 euros de media mensual.

Así pues, la rebaja no será tan sustancial como se esperaba y, desde luego, no conseguirá que los consumidores domésticos paguen recibos similares a los de hace un año, incluidas las rebajas fiscales introducidas. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, había anunciado que el tope del gas permitiría una rebaja en el mercado mayorista del gas que utilizan las centrales de ciclos combinados para generar electricidad de un 40%, hasta los 130 euros el megavatio hora, muy inferior a la media de 210 euros el MWh registrada durante el primer trimestre del año.

El real decreto que limita el precio del gas empleado para la generación eléctrica determina un precio medio máximo de 48,75 euros el megavatio hora en los doce meses que durará esta excepción, pero la Memoria de Impactos que acompaña el decreto ley, refleja que la rebaja en los seis primeros meses será de 40 euros el MWh, para ir aumentado progresivamente cinco euros al mes durante los seis meses siguientes hasta los 70 euros el MWh, y no hasta los 50 euros el MWh como se había anunciado.

El motivo no es otro que la compensación que tienen que abonar los consumidores, entre 5.000 y 6.000 millones de euros, según las fuentes del sector, por la diferencia entre el tope que se establece y el precio real de la materia prima. Así que a ese tope de 48,75 euros el MWh, que prevé un precio de mercado de 126 euros el MWh, hay que sumarle los 45 euros el MWh de compensación del sistema.

La suma del precio total de casación, más el ajuste extra que se hace para compensar la rebaja, alcanza un total de 171,70 euros/MWh, que al recortar la bonificación a los consumidores por las rentas de congestión -diferencia entre la electricidad resultante del tope en la Península Ibérica y la de Francia-, que el Gobierno estima en 5,71 euros/MWh de media, acabaría dando como resultado 166 euros/MWh. Esto dejaría la reducción real de la factura para un consumidor medio, con la rebaja fiscal vigente y los actuales valores de peajes y cargos del sistema eléctrico, en el citado 15,3% en los últimos seis meses, porque en principio los seis primeros el Ministerio calcula una rebaja casi de un punto menos, del 12,5%. Según se detalla en la memoria, a medida que pasen los meses irán venciendo más contratos a plazo, por lo que la compensación por el ajuste se repartirá entre más agentes y el precio bajará.

La compensación comienza, además, por los hogares acogidos a la tarifa semirregulada del precio voluntario al pequeño consumidor (PVPC), que suponen más del 30% de los suministros de baja tensión y alrededor del 10% de la demanda eléctrica; a por los grandes grupos industriales que compran directamente su energía en el mercado mayorista.