El euribor se desboca en mayo y dispara el coste de las hipotecas en casi 600 euros anuales

El indicador al que están referenciados la mayoría de préstamos hipotecarios escala hasta el 0,278%

En apenas dos meses, el euribor ha pasado de moverse en el entorno del -0,2% a estar a cerrar el mes en el 0,278%, lo que representa su cota más alta desde 2014. Un meteórico incremento que se empezó a cocinar en febrero con las primeras advertencias sobre una posible subida de tipos lanzadas por el Banco Central Europeo (BCE) y que ha terminado por concretarse ahora, con el anuncio de su presidenta, Christine Lagarde, de que el precio oficial del dinero aumentará en julio en la eurozona por primera vez en diez años.

Al calor de estos movimientos del eurobanco dirigidos a frenar la espiral inflacionista, el euribor ha entrado en combustión y va a poner las cosas un poco más difíciles a las familias, atosigadas ya por las fuertes subidas en bienes de primera necesidad como alimentos o combustibles. Con la cotización actual del euribor, una hipoteca variable a 20 años de 150.000 euros -la media de las nuevas está en algo más de 145.000, según datos del INE- con un interés de euribor más 0,25% incrementará su coste mensual en 49 euros. Es decir, 588 euros anuales.

No hace tanto, algunos expertos vaticinaban un escenario con el euribor en terreno negativo incluso hasta el año 2030. Pero eso fue antes de que el mundo tal y como lo conocíamos cambiase por la pandemia y la invasión de Ucrania. La guerra y la inflación provocada por el conflicto bélico y la recuperación del coronavirus han cambiado el panorama del mercado hipotecario más rápido de lo que se esperaba. Tanto, que ahora los análisis se enfocan en saber hasta donde escalará el indicador. En su último informe de estrategia trimestral, por ejemplo, el Departamento de Análisis de Bankinter, uno de los más reputados observadores de este mercado, espera que el euribor ronde el 0,40% en diciembre de 2022 y que se sitúe alrededor del 0,80% en 2023. CaixaBank Research pronostica que el índice subirá este año hasta el 0,13% y que cotizará sobre el 0,85% el que viene.

Camino del 1%

Ante el cambio de tendencia del euribor, los bancos, que habían desempolvado las hipotecas a plazo fijo para protegerse de las pérdidas que les infligía el euribor negativo, han empezado a cambiar su estrategia. La era de estos préstamos a precios baratos parece haber tocado a su fin y las entidades han empezado a subir su coste y a relajar el de los variables. No obstante, los compradores de vivienda se siguen todavía decantando por las hipotecas fijas ahora que sus costes son aún aceptables para protegerse de este aumento de los tipos de interés de cara al futuro. Según el último informe sobre hipotecas del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 27,3% de los préstamos sobre viviendas se constituyeron el pasado mes de marzo a tipo variable, mientras que el 72,7% se firmaron a tipo fijo, uno de los valores más altos de la serie (en febrero este porcentaje alcanzó un máximo histórico del 73,8%). Con el de marzo, ya son tres los meses consecutivos en los que las hipotecas que se suscriben a tipo fijo superan el 70%. El director de Hipotecas de iAhorro, Simone Colombelli, va más allá y, según declaró a Efe la pasada semana, prevé que si el euribor sigue creciendo al ritmo actual, “es posible que llegue al 1 % antes de 2023″ porque, normalmente, los efectos de una crisis no se ven al momento sino que se notan con el paso de los meses”, según aseguró.