Opinión

Hará falta más cereal

Alemania solicita a Bruselas que se suspenda la aplicación de la rotación de cultivos en 2023 para poner más tierras en producción

César Lumbreras

Todo apunta a que será necesario aumentar la producción de trigo y de cereales secundarios para hacer frente a la situación que vivimos, que se caracteriza por existencias limitadas, distorsiones en el mercado como consecuencia de la invasión de Ucrania por parte de Rusia y recortes de las cosechas debido a la sequía en España y también en otros estados miembros de la UE, como Francia, Alemania o Bélgica, por citar algunos. Conviene tener muy en cuenta la petición que ha planteado en Bruselas el ministro de Agricultura de Alemania. Ha solicitado a la Comisión Europea que se suspenda la aplicación de la rotación de cultivos en 2023 con el fin de poner más tierras en producción. Esta solicitud es muy importante por varias razones. La primera, porque la plantea Alemania, que es una de las potencias de la UE; la segunda, porque el ministro germano pertenece al partido de los verdes; y, la tercera, porque esa rotación de cultivos es una de las medidas estrellas de la nueva PAC, que debería entrar en vigor a partir del próximo año. Pero, estamos ante circunstancias excepcionales y será necesario adoptar medidas de carácter excepcional también.

Puede parecer que todavía falta mucho tiempo para 2023, pero la realidad es que los agricultores cerealistas comenzarán a tomar sus decisiones de siembra a finales de verano y, por lo tanto, quedan poco más de tres meses para que conozcan todas las reglas del juego que deberán respetar. Parece lógico atender a esta petición del ministro alemán, que es apoyada por otras delegaciones. Los precios de los cereales están disparados en el mercado mundial y es necesario movilizar todo el potencial productivo. En España, el trigo para pienso, que es el más barato de todas las categorías de este cereal, superó la semana pasada los 400 euros por tonelada en la Lonja de Barcelona, una cifra impensable a principios de este año. Los trigos panificables y los duros están muy por encima de esas cifras y, en algunos casos, hay dificultades de abastecimiento. Es necesario utilizar métodos de producción respetuosos con el medio ambiente, pero también hace falta garantizar el abastecimiento.