España

España arriesga el gas y casi 3.000 millones de ventas a Argelia

El veto a los productos españoles ha sacudido por ahora al vacuno pero la industria podría ser la próxima

Si la vinculación de España con Marruecos (primer destino de la inversión española en el continente africano) y frontera de Ceuta y Melilla, es crucial para ambas partes, la que mantiene con Argelia es cuando menos «estratégica». España es el principal socio comercial de Marruecos y su segundo inversor (por detrás de Francia), con datos de 2019 previos a la pandemia, pero en términos energéticos Argelia es uno de los socios prioritarios para la política comercial española y está incluido en la lista de países prioritarios de la estrategia para África como consecuencia del suministro de gas natural a través del gasoducto que conecta ambos países.

Según las Aduanas argelinas, en 2020, España se situó en el tercer puesto en el ranking de los principales clientes de Argelia. Como país proveedor, España se colocó en quinta posición tras China, Francia, Italia y Alemania. En 2020, las importaciones de combustibles desde Argelia representaron nada menos que el 92% sobre el total de importaciones españolas, según la secretaría de Comercio. Aunque han ido decayendo notablemente, Argelia sigue siendo el segundo mayor suministrador de gas de España en 2022 tras Estados Unidos.

Las exportaciones españolas a Argelia en 2020 suponían el 0,7% del total, situándose como el vigesimoprimer cliente mundial y el segundo cliente africano tras Marruecos. Por contra, las importaciones de Argelia supusieron el 0,9% del total, ocupando el puesto 25 . Argelia es, de hecho, el tercer proveedor africano de España, tras Marruecos y Nigeria.

Como las cifras de 2020 están distorsionadas por la pandemia, el mejor indicador del impacto de la suspensión del Tratado de Amistad, y los futuros contratiempos comerciales para España sale de las cifras de intercambios entre ambos países en 2019. El comercio bilateral siempre ha sido deficitario para España, que compraba a Argelia el 47% de todo el gas que importaba hasta el comienzo de la crisis por el cambio de postura del Gobierno de Pedro Sánchez sobre el Sahara. Hasta ese cambio radical, las importaciones españolas de Argelia superaban a las exportaciones al país magrebí.

En 2019, España exportó bienes y servicios a Argelia por valor de 2.906 millones de euros de los que 2.376 millones corresponden a productos industriales y tecnológicos. Argelia solo compró más a Francia e Italia dentro de la UE.

Por su parte, las importaciones de España desde Argelia supusieron 3.852 millones en 2019. Dentro de la UE, España es el tercer cliente de Argelia, por detrás de Italia y Francia. De ellos, 3.639 millones de euros corresponden a las importaciones de lubricantes y sobre todo gas natural, tanto por gasoducto como mediante metaneros. Sin embargo, la relación comercial venía sufriendo ya en los últimos años. En 2017, el saldo de la balanza comercial era deficitario para España en 1.928 millones. En 2018, el agujero se reducía hasta 1.285 millones de euros y en 2019, quedaba en apenas 946 millones desfavorables a España. La pandemia, con la reducción de consumo de combustibles, rebajó el saldo negativo a 595 millones.

Esto tiene que ver con la drástica reducción de las importaciones de gas natural provenientes de Argelia. Si en 2018 suponían 200.948 gigavatios hora, en 2021 quedaban en 177.989 GWh. En febrero de este año, Argelia dejaba de ser el mayor proveedor de gas de España tras sufrir una caída de casi el 40% en su volumen de ventas hacia la Península por el cierre del gasoducto que atravesaba Marruecos (GNE). Este vuelco ha situado a EE UU como principal suministrador (43,3% del total) seguido de Argelia (29,6%). En los tres primeros meses, han llegado por el gasoducto Medgaz apenas 28.000 GWh, una caída del 33% respecto al mismo trimestre del pasado año.

Respecto a las inversiones, entre 1993 y 2019 alcanzaron los 434 millones de euros. En los años 2019 y 2020 el flujo de inversiones brutas españolas fue nulo. Entre los meses de enero y junio de 2021, el flujo de inversiones brutas españolas ha alcanzado la cifra de 1,7 millones. Argelia ocupa el puesto 57 de países en los que España invierte. A la inversa, las inversiones argelinas en España entre los años 1993 y 2019 ascendieron a 342 millones por el gasoducto.

El veto al vacuno español convierte a este en uno de los sectores que ya ha comenzado a padecer las consecuencias de la decisión de Sánchez aunque no es el que más sufrirá ya que las exportaciones agroalimentarias supusieron unos 346 millones en 2019 mientras que las industriales sumaron 2.376 millones con el hierro y el acero (8% de las exportaciones), los aparatos mecánicos (8%) y el papel y el cartón (7%) como los principales damnificados. Al margen, queda el suministro de gas, que el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, confía en mantener a un precio asumible.