Escrivá rebaja la cotización a los autónomos de los tramos bajos e intermedios, pero la eleva hasta 565 euros a los que más ganan

Tensión entre las asociaciones. ATA ha vuelto a rechazar la propuesta “por inasumible” y UPTA advierte de que se debe cerrar ya un acuerdo aunque “no sea con el 100% de las partes implicadas”

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá FOTO: Mariscal EFE

El Gobierno ha presentado la que parece será la penúltima propuesta para el cambio de sistema de cotizaciones de autónomos por ingresos reales -que estará vigente entre 2023 y 2025-. Las modificaciones finales por parte de las asociaciones deben llegar esta misma semana, ya que el próximo viernes el Ministerio de Seguridad Social quiere tener cerrado un acuerdo definitivo, según ha confirmado Eduardo Abad, presidente de UPTA. Pero no parece que esta propuesta final vaya a tener un consenso unánime, ya que la principal organización de este colectivo, ATA, ya ha manifestado que sigue considerando el plan de Escrivá “inasumible”.

Lorenzo Amor, presidente de esta asociación, volvió a ser muy claro al final de la reunión. “Un autónomo que gana 1.700 euros al mes va a tener que pagar 900 euros más de cotización al año, un 26% más. No vamos a validar que a un autónomo le quiten 900 euros del dinero que lleva a su casa”. También le ha recordado al Ministerio que a ese desembolso hay que sumar el precio de la luz, la energía o los costes laborales. “Los autónomos están “para que los gobiernos les quiten costes, no para que se los añadan y para que les pongan zancadillas” con estos nuevos tramos.

Por tanto, pese a lo que los representantes ministeriales entienden que se ha efectuado “una sustancial mejora” de las condiciones, el no de ATA parece inamovible, salvo que durante esta semana se logre un acercamiento que parece ahora mismo imposible. Según la última propuesta ministerial, se ha reducido la cuota mínima del RETA a 245 euros y se ha elevado la máxima a 565 euros. De este modo, aquellos trabajadores que tengan ingresos por debajo de 670 euros pagarían una cuota de 245 euros, 15 euros menos que en la propuesta anterior, mientras que los que superen los 4.050 euros mensuales tendrán una cuota de 565 euros, lo que supone un incremento de 15 euros más respecto al último documento.

En cuanto a los rendimientos netos que van desde los 1.700 euros a los 2.300 euros mensuales, el Ministerio ha presentado tres tramos: los autónomos con rendimientos netos de entre 1.700 y 1.850 euros mensuales deberán pagar una cuota de 370 euros mensuales, 30 euros menos de los que planteó en su propuesta anterior para el tramo de ingresos de 1.700 a 1.900 euros; el tramo comprendido entre los 1.900 y los 2.330 euros se divide en dos, con unos ingresos de 1.850 a 2.030 euros se propone una cuota de 400 euros, y con ingresos de 2.030 a 2.330 euros, la cuota sería de 440 euros.

Con los cambios realizados en este último documento, la propuesta del Gobierno presenta ahora14 tramos. En aquellos con rendimientos netos de entre más de 670 y 1.700 euros mensuales, los autónomos pagarían a la Seguridad Social entre 260 y 294 euros de cuota mensual. En los tramos restantes, que van desde los 2.330 a 4.050 euros mensuales de rendimientos netos, los autónomos tendrían que abonar a la Seguridad Social una cuota de entre 460 a 520 euros al mes.

Eduardo Abad ha lanzado un aviso de navegantes implícito a su homólogo de ATA. “Creo que ya es momento de tomar decisiones. Sería ideal que este sistema nazca con el acuerdo del 100% de las partes implicadas, pero si no es así, el Gobierno tiene que tomar ya decisiones para que puedan cambiar la vida de 3,4 millones de trabajadores por cuenta propia”. Abad ha confirmado que el capítulo final de esta negociación podría ser el próximo viernes. “Será el momento de cerrar el texto que el Ministerio dará como definitivo”.

Por contra, el presidente de ATA cree que todavía hay “tiempo” y “margen” de negociación y, por eso, volverán a trasladar al Ministerio sus propuestas y alegaciones, una vez hayan estudiado el borrador que les remitieron el pasado sábado. La propia Seguridad Social parece darle la razón, ya que todavía no tienen una fecha cerrada para dar por finalizada la negociación, aunque “las fechas están ya muy justas y tenemos poco margen, según las exigencias que nos marcan desde Bruselas”, manifestaron fuentes ministeriales..

La tercera asociación en la mesa, Uatae, también parece dispuesta a dar su visto bueno, aunque ha vuelto a reclamar “más ambición en la disminución de cuotas para los colectivos con menos ingresos”, aunque ha valorado de forma positiva las propuestas para mejorar la prestación por cese de actividad. “Las propuestas de la Seguridad Social tienen buena intención, pero hay que mejorarlas”, subrayaron.