Pensiones no contributivas: estas son las nuevas cuantías tras la subida del 15%

La medida, acordada por el Gobierno con Bildú, beneficiará a más de 440.000 pensionistas. El impacto de este incremento será de entre 63 y 94 euros mensuales, dependiendo del tipo de prestación

El pasado 2 de junio el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos obtuvo los apoyos necesarios para sacar adelante el proyecto de ley que dará soporte a los planes de pensiones de empleo. Para lograrlo, acordó con Bildu subir las pensiones no contributivas un 15%, al menos, hasta final de año a cambio de su voto positivo, aunque finalmente obtuvieron su abstención. La medida beneficiará a unos 440.000 pensionistas que reciben este tipo de prestaciones no contributivas y su coste rondará los 330 millones de euros. “Gracias a este acuerdo, los pensionistas verán incrementadas entre 60 y 100 euros”, señaló el diputado de Bildu, Iñaki Ruiz de Pinedo. En concreto, el impacto de este incremento será de entre 63 y 94 euros mensuales, dependiendo del tipo de prestación, y su objetivo principal es proteger a los pensionistas con rentas más bajas de la pérdida de poder adquisitivo derivada del alza de la inflación, que en mayo alcanzó el 8,7%.

Este martes 14 de junio, el Ejecutivo ha anunciado que aprobará a finales de junio la prórroga del plan de respuesta a la guerra, en el que se incluye la subida del 15%, por lo que es probable que los beneficiarios noten el incremento a partir de julio, tal y como anunció Bildu. Su aplicación se prolongará durante todo 2022, aunque durante su intervención en el desayuno de Nueva Economía Fórum, ayer, Escrivá señaló que la medida se extenderá durante el periodo que el Gobierno estime necesario para “neutralizar esta subida de inflación”. Además, el titular de Seguridad Social aprovechó para defender la revalorización de las pensiones en función del IPC medio del año anterior, que ha despertado ciertas críticas durante los últimas semanas. “Este es un debate que se ha instalado desde determinados ángulos en la sociedad española, que es bastante artificial y bastante singular. Mecanismos de indexación de pensiones parecido al nuestro existen en todos los países de nuestro entorno”, dijo.

¿Qué son las pensiones no contributivas?

Las pensiones no contributivas son prestaciones económicas que se reconocen a aquellos ciudadanos que, encontrándose en situación de necesidad protegible, carezcan de recursos suficientes para su subsistencia en los términos legalmente establecidos, aun cuando no hayan cotizado nunca o el tiempo suficiente para alcanzar las prestaciones del nivel contributivo, según explica la Seguridad Social en su página web. Estas pensiones son gestionadas por el Imserso y cuben dos supuestos: jubilación e invalidez.

Cuánto se cobra hasta ahora

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022 establecen que la cuantía de las pensiones de invalidez y jubilación de la Seguridad Social en su modalidad no contributiva se incrementa en el 3% respecto de la cuantía establecida para 2021, quedando el importe anual para el año 2022 en 5.899,60 euros anuales en 14 pagas (421,40 euros mensuales), tanto para jubilación como para invalidez. Sin embargo, tras el acuerdo de la Seguridad Social con Bildu, hay que aplicar un aumento del 15% a este tipo retribuciones al menos hasta el 31 de diciembre de 2022. Según los cálculos del Gobierno, el impacto de esta subida será de entre 63 y 94 euros, dependiendo del tipo de prestación que reciba el pensionista.

La cuantía individual de la pensión se establece en función del número de beneficiarios de pensión no contributiva integrados en la misma unidad económica de convivencia, de los ingresos personales y/o los de las personas que integran la unidad económica, no pudiendo ser inferior dicha cuantía a 1.474,90 euros anuales (105,35 euros mensuales en 14 pagas), que se corresponde con el 25% del importe íntegro para el año 2022.

Cuando dentro de una misma familia conviva más de un beneficiario de pensión no contributiva, la cuantía individual para cada uno de ellos será la siguiente:

  • Dos beneficiarios: 5.014,66 euros al año. 358,19 al mes.
  • Tres beneficiarios: 4.719,68 euros, 337,12 euros.

En el caso de la pensión de invalidez, la cuantía individual establecida se incrementa con el complemento por necesidad de otra persona siempre que se acredite un grado de discapacidad igual o superior al 75%, así como la necesidad del concurso de otra persona para realizar los actos esenciales de la vida. Este complemento es del 50% de los 5.899,60 euros anuales, es decir, 2.949,80 euros anuales. Por lo tanto, la cuantía con el complemento integrado asciende a 8.849,40 euros (632,10 euros al mes en 14 pagas).

Cuánto se cobrará con el aumento

Tras aplicar la subida del 15%, las nuevas cuantías para las pensiones no contributivas son:

-Pensión básica no contributiva de jubilación: pasará de 421,40 euros a 484,61 euros mensuales.

-Pensión no contributiva de jubilación del 25%: pasará 105,35 euros al mes a 121,15 euros mensuales.

-Pensión no contributiva de jubilación con dos beneficiarios en la misma unidad familiar: pasará de 358,19 euros al mes a 411,91 euros.

-Pensión no contributiva de jubilación con tres o más beneficiarios en la misma unidad familiar: de 337,12 euros al mes a 387,68 euros.

-Pensión no contributiva de invalidez: pasará de 421,40 euros a 484,61 euros mensuales.

-Pensión no contributiva de invalidez con el incremento del 50%: 632,10 euros al mes se quedarán en 726,91 euros.

-Pensión no contributiva de invalidez con dos beneficiarios en la misma unidad familiar: pasará de 358,19 euros al mes a 411, 91 euros.

-Pensión no contributiva de invalidez con tres o más beneficiarios en la misma unidad familiar: de 337,12 euros al mes a 387,68 euros.

Requisitos

En el caso de la pensión de jubilación, es necesario tener 65 años o más y residir en territorio español y haberlo hecho durante un período de 10 años entre los 16 años y los 65 años. De este periodo, dos años han de ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud.

En el caso de la pensión no contributiva de invalidez, el Imserso exige tener entre 18 o más años y menos de 65 años y residir en territorio español y haberlo hecho durante un período de cinco años, de los cuales dos han de ser consecutivos e inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud. Otra de las exigencias es tener un grado de discapacidad igual o superior al 65%.

El resto de requisitos son comunes a ambas prestaciones. Estos son:

-Las rentas o ingresos en cómputo anual para 2022 deben ser inferiores a 5.899,60 euros anuales.

-Si se convive con familiares las cuantías se elevan. En el caso de que el solicitante conviva solo con su cónyuge y/o parientes consanguíneos de segundo grado (padres, abuelos, hijos, nietos y hermanos):

  • Para dos convivientes la cantidad límite es 10.029,32 euros.
  • Para tres, los ingresos máximos anuales son 14.159,04 euros.
  • A partir de cuatro, 18.288,76 euros.

-Si entre los parientes consanguíneos con los que convive se encuentra en concreto alguno de sus padres o hijos las cifras aumentan aún más:

  • Con dos convivientes, la cifra límite es 25.073,30 euros.
  • Con tres, las rentas máximas no deben superar los 35.397,60 euros.
  • Con cuatro convivientes, el límite de ingresos se sitúa en 45.721,90 euros.