Opinión

Oda al Gobierno: pan y circo para el pueblo

Ni los transportistas, agricultores y pescadores van en transporte público ni tener una vivienda en alquiler te hace rico

Juan Carlos Higueras*

Las medidas anticrisis aprobadas pretenden paliar los efectos económicos y sociales derivados de la guerra de Putin al que se pone como el gran responsable de todos nuestros males lo que es una cortina de humo para disculpar los errores de quienes nos gobiernan en España y Europa, que no sufren en sus carnes lo que es la inflación ni el paro.

La sensación que me inunda con este paquete de más de 9.000 millones es de bombardeo de muchas pequeñas medidas, pero de poca intensidad y eficacia para contener la inflación galopante que está anclándose en nuestra economía. Todas son positivas, pero el diablo está en los detalles y no es menos cierto que en la presentación faltaban los pajes y las luces de neón, pues ha parecido más una oda al Gobierno y al final parece que nos está perdonando la vida cuando nos dicen que se va a invertir (y ojo con la palabra) un total de 15.000 millones durante 2022 cuando realmente lo que se está haciendo es revertir una parte del exceso de ingresos que están teniendo las arcas públicas como consecuencia de dicha inflación.

Se retorna una parte del exceso de recaudación que terminaremos volviendo a pagar todos más adelante, para empezar las eléctricas con el nuevo impuesto. De todas las medidas, hay tres que merece la pena poner sobre la mesa, una es la ayuda de 200 euros a autónomos y desempleados de bajos ingresos. En primer lugar, no se ha indicado quienes ni cuántos son los que entran bajo este criterio y, segundo, se dice que podrán solicitarlo durante el mes de julio, lo cual supone, papeleos eternos para una cuantía que es claramente insuficiente (aunque todo ayuda) para quien lo está pasando mal.

La otra medida, que me parece injusta, es la prórroga que prohíbe subir el precio del alquiler por encima del 2%, una requisa en toda regla vestida de escudo social, pues hay familias vulnerables y pensionistas que complementan sus bajos ingresos con el alquiler de una vivienda o parte de ella. Tener una vivienda en alquiler, hipotecada, no te hace rico y menos con un Euribor al alza. Queda por ver si esto aplica también a los más ricos que viven de alquiler y van a verse favorecidos.

Otra es la rebaja del precio en el transporte público, que me parece muy positiva para desincentivar el uso del coche privado. Sin embargo, se olvidan de algo importante, que ni los transportistas, ni los agricultores ni el sector pesquero, como muchos otros, no tienen por costumbre hacer su trabajo en transporte público. Y esa situación contribuye mucho más a la escasez y la inflación.

Mientras no se acometan cambios estructurales en nuestra economía y reducción drástica del gasto público superfluo, todo lo que se haga serán parches calientes para seguir dando pan y circo a un pueblo que desconoce lo que está por llegar en otoño.

*Juan Carlos Higueras es analista económico y profesor de EAE Business School