La UE aprueba el pago a España de 12.000 millones del fondo poscovid pero alerta del “agujero” de las pensiones

Este desembolso se suma a los 9.000 millones del anticipo y un primer pago de 10.000 millones en 2021. La Comisión da luz verde tras implementar nuestro país 40 hitos y reformas

Pedro Sanchez, junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Bruselas, a 22 de junio de 2022
Pedro Sanchez, junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Bruselas, a 22 de junio de 2022 FOTO: STEPHANIE LECOCQ EFE

La Comisión Europea ha dado luz verde este lunes al desembolso de 12.000 millones de euros, el segundo tramo del plan de rescate pospandemia Next-Generation EU, que se une a los 19.000 millones de euros concedidos hasta el momento. «Hoy tenemos buenas noticias para España. Creemos que España ha hecho los suficientes progresos en la puesta en marcha de su plan de recuperación para recibir un segundo pago de Next Generation EU», ha felicitado mediante un comunicado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von del Leyen, que alabó a nuestro país por su «continuo impulso reformista».

El Ejecutivo comunitario ha validado este desembolso después de constatar que España ha cumplido con las 40 medidas comprometidas, entre las que se encuentra la reforma laboral aprobada en el mes de diciembre, la lucha contra el fraude fiscal o las inversiones para el despliegue de la tecnología 5G de internet de alta velocidad. Además, el Ejecutivo comunitario también ha realizado un primer informe favorable sobre la primera pata de la reforma de las pensiones, que incluye su vinculación al IPC y el retraso en la edad efectiva de jubilación. A pesar de esto, Bruselas muestra dudas sobre si nuestro país será capaz de poner coto al gasto público derivado de estas medidas. La Comisión Europea siempre ha aceptado que España indexara las pensiones al IPC, pero a cambio de medidas compensatorias sobre las que todavía no existe consenso entre los agentes sociales. Será a finales de año cuándo el Ejecutivo comunitario realizará su análisis completo sobre este capítulo.

Aumento del gasto

A pesar de esto, la Comisión Europea ya empieza a transmitir sus primeras inquietudes ante los cálculos de España e incluso habla de «agujero significativo». Según el Gobierno de Pedro Sánchez, la vinculación de las pensiones con el IPC supondrá un aumento del gasto del 1,4% del PIB en 2030 y del 2,7% en 2050, unas estimaciones que para los técnicos comunitarios son «verosímiles». Las dudas llegan cuando hablamos de los ahorros que generará el retraso efectivo de la edad de jubilación (del 0,2% al 0,4% para 2030 y del 1,1% al 1,6% en 2050).

Unas cifras que para el Ejecutivo comunitario están sujetas a una «muy alta incertidumbre», sobre todo en la parte abultada de la horquilla. Además, Bruselas no cree que la medida del Gobierno de reemplazar el factor de la sostenibilidad de las pensiones (ligar la cuantía de la prestación a la esperanza de vida en el momento de jubilación) por el mecanismo de equidad intergeneracional ( fondo de reserva ante el posible envejecimiento de la población) vaya a tener un efecto «neutral» en las cuentas públicas, tal y como asegura el Gobierno. Bruselas considera, por el contrario, que esto supondrá un «incremento significativo del gasto público» y recuerda que quedan medidas pendientes, como los cambios en el cálculo del periodo de las pensiones.

Tras la luz verde del Ejecutivo comunitario, ahora deben ser las capitales europeas las que den su respectiva luz verde en un plazo máximo de cuatro semanas. Cuanto este dinero llegue a la economía española, nuestro país entrará en el ecuador del despliegue de los fondos europeos, ya que habremos llegado a casi la mitad de las subvenciones a fondo perdido asignadas: el 44,5% de los 70.000 millones de euros previstos. Además, esta semana Eurostat –la oficina estadística comunitaria– debe recalcular los fondos de recuperación que recibirá nuestro país según su caída del PIB durante la pandemia.