La sangría en la dirección de Indra no cesa: se marcha un séptimo consejero independiente

La compañía ha perdido a la mitad de su dirección en menos de una semana tras la maniobra del Gobierno para hacerse con su control

Detalle de la fachada del edificio en Alcobendas (Madrid) de la multinacional española Indra
Detalle de la fachada del edificio en Alcobendas (Madrid) de la multinacional española Indra FOTO: Luis Millan EFE

La crisis en la dirección de Indra se prolonga. Un nuevo consejero independiente, Ignacio Martín San Vicente, comunicó ayer a la compañía que considera “necesario presentar su dimisión como consejero”. No obstante, Martín permanecerá en la compañía hasta que la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Gobierno Corporativo de Indra haya designado el número de consejeros independientes necesarios para “cumplir escrupulosamente con los principios y recomendaciones del Código de Buen Gobierno, y a más tardar el próximo 30 de octubre”, según ha informado hoy Indra en un hecho relevante enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tras el consejo de administración que celebró ayer.

La de Martín es la séptima salida de un consejero independiente de la compañía en menos de una semana tras el asalto a la dirección ejecutado por el Gobierno. La mayoría se produjeron el jueves pasado, en la turbulenta junta de accionistas de la compañía. Ese día, el Gobierno, a través de la SEPI y con la ayuda de Sapa Placencia y del fondo Ambar Capital -controlado por el presidente del Grupo Prisa, Joseph María Oughourlian-, tomó el control del consejo de administración de Indra tras nombrar a Jokin Aperribay como consejero dominical por el grupo vasco y promover el cese de cuatro consejeros independientes contrarios a los planes del Gobierno. La junta se tensó cuando un representante de Amber propuso una votación adicional para cesar a cuatro consejeros independientes: Alberto Terol, Ana de Pro, Enrique de Leyva y Carmen Aquerreta. Una decisión que apoyó el 53,1% del capital de la compañía, casi el mismo que apoyó el nombramiento de Aperribay. Ese mismo día, se aprobó también la no reelección de otra consejera, Isabel Torremocha.

Un días después de la junta, la también independiente Silvia Iranzo Gutiérrez comunicó por carta al consejo de la firma su decisión de “dimitir irrevocablemente”. En una carta fechada el pasado viernes, Iranzo manifestó que su dimisión viene motivada por “su desacuerdo con los acuerdos adoptados por la junta general de accionistas de cese y no reelección de cinco consejeros independientes”. Una decisión que, bajo su criterio, supone “rebajar el estándar de gobierno corporativo de la compañía en perjuicio de la mayoría de accionistas no representados en el consejo”.

Reestructuración

Tras el terremoto sufrido en su dirección, Indra ha acordado iniciar “a la mayor brevedad” un proceso de selección que será liderado por los actuales consejeros independientes, con el asesoramiento de una consultoría especializada, con el objetivo de que este órgano cuente cuanto antes “con al menos, el 50 % de consejeros independientes”.

Ignacio Martín ha manifestado su voluntad de continuar como consejero hasta la culminación del proceso de selección de consejeros independientes, con el fin de que la Comisión de Nombramientos y Retribuciones y Gobierno Corporativo pueda seleccionar “con absoluta libertad” y “proponer con plena independencia de criterio a los candidatos más adecuados para el cargo de consejero independiente”. Además este órgano se ha comprometido a impulsar las actuaciones necesarias para restaurar la estructura de gobierno corporativo, incluyendo, entre otras, el nombramiento de un vicepresidente independiente y un consejero coordinador.

Por su parte, el presidente del Consejo, Marc Murtra, que no tiene funciones ejecutivas, ha renunciado a ejercer el voto dirimente, en un órgano que cuenta con 14 asientos, después de que se haya incorporado un vocal dominical representante de Sapa Placencia, compañía que está inmersa en la compra de una parte de ITP Aero y que ha entrado en Indra hace unos meses. De estos 14 asientos, hay siete vacantes, uno el que dejará libre Martín, cuando se vaya antes de noviembre; cuatro los que cesaron en la junta de accionistas a petición de Amber Capital; y los otros dos de Torremocha e Iranzo.