Twitter denuncia a Elon Musk y le exige cumplir el contrato o abonar 1.000 millones en compensación

El dueño de Tesla suspendió el viernes la compra de la red social por “incumplimiento” del acuerdo firmado y se niega a pagar la indemnización por la cláusula del “efecto material adverso”

El CEO de Tesla, Elon Musk, ha dado marcha atrás a la compra de Twitter
El CEO de Tesla, Elon Musk, ha dado marcha atrás a la compra de Twitter FOTO: Jae C. Hong AP

Apenas unos minutos después de que el presidente de Tesla, Elon Musk, anunciara su intención de romper el acuerdo para comprar Twitter, el presidente de la red social, Bret Taylor, anunció que el Consejo Directivo de la compañía “emprenderá acciones legales” para que el magnate industrial “cumpla acuerdo de compra” firmado el pasado mes de abril.

Musk comunicó a última hora del viernes su intención de rescindir el contrato de compra al considerar que la compañía ha realizado “un incumplimiento sustancial de múltiples disposiciones” del acuerdo firmado por ambas partes, alegando que la empresa le hizo “declaraciones falsas y engañosas”, lo que considera una “brecha inasumible”. En una carta compartida por el equipo legal del magnate y remitida a la Comisión del Mercado de Valores de EE UU (SEC, en sus siglas en inglés), Musk informó a Twitter de su intención de paralizar la operación al no haber recibido formalmente la “información sobre el número de cuentas falsas” que se encuentran en la plataforma, así como la manera que tiene la compañía de “auditar y suspender las mismas”.

Twitter asegura que sus datos sobre las cuentas falsas son correctos y que ha hecho “innumerables concesiones” en los últimos meses para dar acceso al equipo de Musk a las fuentes de datos del sistema que permite analizar los tuits.

De esta manera, el magnate tecnológico hizo ya oficial el amago que realizó a mediados de mayo, cuando decidió suspender temporalmente la compra de Twitter por unos 44.000 millones de dólares (42.156 millones de euros), a la espera de la información que finalmente asegura no le han remitido y que le ha impedido respaldar “con pruebas” el cálculo de la compañía de que las cuentas falsas representan menos del 5% de los usuarios, como defiende Twitter. Desde entonces, ha cuestionado en numerosas ocasiones y públicamente las cifras de ‘bots’, lo que los analistas interpretaron como un intento de hacer caer el precio de las acciones del gigante tecnológico. En efecto, sus acciones se desplomaron más de un 6% en las operaciones posteriores al anuncio.

Por su parte, Taylor -a través de un tuit- confirmó que el Consejo Directivo de la tecnológica “está determinado a cerrar el acuerdo en el precio y condiciones fijados con el señor Musk”, por lo que llevará sus demandas al Tribunal de Cancillería de Delaware, donde se dirimen los grandes litigios comerciales en Estados Unidos. “Estamos seguros de que ganaremos”, aseveró el presidente de Twitter, que confía en la Justicia para forzar la aplicación del acuerdo o lograr una multimillonaria compensación económica por daños y perjuicios.

Según consta en el acuerdo de compra, firmado por ambas partes, si no se llegara a consumar la compra se crearía una “comisión de ruptura” que obligaría a la parte que rompiera el contrato -en este caso Elon Musk- a pagar 1.000 millones de dólares (987 millones de euros) a la otra parte. Pero fuentes conocedoras del acuerdo han confirmado que existe una cláusula de excepción a la que pretende agarrarse el dueño de Tesla, que se aplicaría por “efecto material adverso”, un concepto que ya han argumentado en la carta enviada a Twitter y a la Comisión y que presentarán en la Corte de Delaware.

A finales de abril, la junta directiva de Twitter aceptó la oferta de adquisición por parte de Musk por unos 44.000 millones de dólares (42.156 millones de euros), a razón de 54,20 dólares por acción, lo que suponía una notable prima sobre la cotización de entonces y también sobre la actual, ya que la compañía ha sufrido un ciclo bajista en las últimas semanas en Wall Street, según los analistas forzado por los continuos rumores de Musk de suspender la compra. Y así se confirmó en la sesión bursátil de ayer. Instantes después de que anunciara la intención de Musk de romper el acuerdo, Twitter se desplomó otro 6% y sus acciones se situaban en 34,58 dólares. Su capitalización ha caído un 25% desde abril, con un recorte que supera el 48% en lo que va de año.