Banca

Más de 1,1 millones de españoles no tiene sucursal bancaria ni cajero en su municipio

Un estudio de las patronales bancarias defiende que el casi el 99% de los españoles tiene acceso a servicios bancarios

Sucursal bancaria bajo el modelo 'Smart Branch' de Minsait
Sucursal bancaria bajo el modelo 'Smart Branch' de Minsait larazon INDRA

La exclusión financiera es un hecho para 1,1 millones de españoles, al no tener disponible en su población ni una sucursal bancaria ni un cajero. De ellos, 657.000 –habitantes correspondientes a municipios de la España vaciada y concentrados la mayoría en las dos Castillas– no cuentan con ningún acceso a servicios bancarios.

Así lo determina el Informe sobre Inclusión Financiera en España elaborado por el catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Valencia y director adjunto del Instituto Valenciano de Investigación Económica (Ivie), Joaquín Maudos, a petición de las tres patronales bancarias (AEB, CECA y Unacc). Maudos ha defendido que, pese a que a que desde 2008 la banca española ha perdido el 58% de su red de sucursales y cajeros, también lo ha hecho el resto de la banca europea, y la relación entre oficinas y cajeros por habitante coloca a España en el tercer puesto de la UE.

Así, de las 45.662 oficinas que estaban abiertas en el año del estallido de la Gran Crisis Financiera se ha pasado a 19.115 y de 61.714 cajeros en 2008 a 47.669 en la actualidad. Según el informe, esto da una media de 1,52 puntos de acceso a servicios bancarios bancarios por cada 1.000 habitantes, la tercera más densa de la UE. El 81,8% de estos cierres se han concentrado en municipios más de 10.000 habitantes, pero en todos ellos hay al menos una oficina bancaria.

Sin embargo, el profesor del IVIE ha recordado que 3.230 localidades -agrupadas en los que se conoce como ‘España vaciada’ y correspondiente al 1,4% de la población española- no disponen de acceso ni a sucursales, ni a cajeros automáticos, ni a agentes financieros, ni a oficinas móviles, ni ningún tipo de fórmula bancaria, lo que correspondería a los 657.000 españoles citados anteriormente. El 39,6% de estos municipios tiene menos de 100 habitantes, y solo habría 243 localidades sin punto de acceso que tendrían más de 500 habitantes.

Maudos también ha incidido sobre el tamaño de las sucursales nacionales, mucho más pequeñas que sus homólogas europeas. En concreto, el informe detalla que tienen un 50% menos espacio y también gestionan la mitad de fondos por oficinas, 320 millones en Europa por poco más de 150 millones en España.

Cataluña ha sido la comunidad que más ha reducido su red bancaria con respecto al 2008, un 71%, seguida de la Comunidad Valenciana, el 64%, y la Comunidad de Madrid 62%. Pero la más afectada por la exclusión financiera es Castilla y León, la que tiene peor ratio de servicio bancario por habitantes.

Preguntado por el estudio que publicado por la Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia sobre la retirada de efectivo en cajeros automáticos, Maudos ha afirmado que el problema de la exclusión financiera “es complejo” y requiere “una combinación de medidas”, aplicándolas asimismo según la situación de cada zona o municipio, ya que instalar este tipo de dispositivos en municipios de menos de 100 habitantes “es ineficaz e ineficiente”, ya que la mayoría de la población está envejecida -el 80% puede tener más de 65 años y una educación financiera deficiente-. Sí ha valorado positivamente la propuesta de la CNMC de utilizar los comercios para la retirada de efectivo, aunque “eso debe ser la patronal la que debe decidirlo, no me corresponde a mí”. Eso sí, ha pedido a la banca que valore la posibilidad de desarrollar más “medidas a la carta” para solucionar esta problemática.

Durante la presentación, la directora general de la AEB, María Abascal, ha explicado que el objetivo del informe es contar con una “foto” sobre la accesibilidad a los servicios en toda España y, con especial atención a las zonas rurales. Además, ha indicado que el sector bancario está trabajando con el Gobierno en un plan con medidas para reforzar la inclusión financiera que se presentará una vez esté finalizado. “No podemos detallar nada hasta el fin de las conversaciones”, que presumiblemente será después del verano.

Por su parte, el director corporativo de Servicios Asociativos y Recursos de CECA, Antonio Romero, ha afirmado que se trata de un estudio con una “granularidad extraordinaria”, a nivel municipal, que permite analizar “todas las dimensiones del problema” y “extraer conclusiones”. Ha llamado a utilizar el informe para “adoptar soluciones a continuación” y “empezar a pensar en esas medidas que contribuyan a seguir combatiendo la exclusión financiera” en España.

La secretaria general de Unacc, Cristina Freijanes, ha incidido en su intervención en “la importancia de la educación financiera”, incluyendo el plan impulsado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el Banco de España y el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, así como las iniciativas llevadas a cabo por las propias entidades bancarias y las patronales para asegurar la inclusión a través de la promoción del conocimiento financiero.