España registra la mayor tasa de paro de la UE, con un 12,6%

El dato español dobla el de la Unión Europea, cuyo paro se situó en junio en el 6%, y casi también duplica el de la eurozona (6,6%). La tasa de paro de juvenil de España fue del 27,9%, la segunda más alta entre los Veintisiete

Varias personas esperan a entrar a una oficina del SEPE de Puerta del Ángel (Madrid)
Varias personas esperan a entrar a una oficina del SEPE de Puerta del Ángel (Madrid) FOTO: Ricardo Rubio Europa Press

España sigue siendo líder del paro europeo y perpetúa la lacra del paro juvenil en la primera temporada de verano marcada por la cruzada contra los contratos temporales y los cambios en los contratos formativos de la reforma laboral. En junio, el paro español se mantuvo inamovible con respecto a mayo, pese a comenzar las contrataciones de verano, y registró la mayor tasa de la Unión Europea, un 12,6%. Este porcentaje de paro dobla el de la Unión Europea, que se mantuvo estable en junio en el 6%, y casi también duplica el de la eurozona, que se situó el pasado mes de junio por tercer mes consecutivo en el 6,6%. Por su parte, el paro juvenil de España fue del 27,9%, la segunda tasa más alta entre los Veintisiete, y también duplicó el dato de la UE y la zona euro.

La tasa de paro de la eurozona en junio representa el menor nivel de desempleo entre los Diecinueve de toda la serie histórica, que se remonta a abril de 1998, según los datos de Eurostat. Además, se mantiene así ocho décimas por debajo del nivel previo a la pandemia, ya que en febrero de 2020 el desempleo entre los países del euro era del 7,4%. Por su parte, el paro de la Unión Europea en junio de 2022 también es el mínimo histórico registrado entre los Veintisiete.

Respecto a junio de 2021, el paro de la eurozona se redujo en 1,3 puntos porcentuales (6,6% vs. 7,9%) y el de la Unión Europea en 1,2 puntos porcentuales (6% vs. 7,2%). En el caso de España, este indicador ha descendido 2,7 puntos porcentuales, frente al 15,3% de paro registrado el mismo mes del año pasado.

La oficina estadística europea calcula que 12,931 millones de personas carecían de empleo en la UE en junio de 2022, de los que 10,925 millones se encontraban en la zona euro. Esto supone un descenso mensual de 26.000 y 25.000 personas, respectivamente. En comparación con junio de 2021, el número de personas sin empleo descendió en 2,311 millones en la UE y en 1,987 millones en la zona euro.

Entre los Veintisiete Estados miembros que componen la UE, las mayores tasas de paro correspondieron a España, con un 12,6%; Grecia, con un 12,3%; e Italia, con un 8,1%. Por el contrario, las menores cifras de paro se observaron en República Checa (2,4%), Polonia (2,7%) y Alemania (2,8%).

La reforma laboral fracasa combatiendo el paro juvenil

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, aseguró a principios de año que la reforma laboral iba a contribuir a reducir el desempleo juvenil, con la ayuda de la Ley de Formación Profesional. Sin embargo, el nuevo contrato formativo, que el Ejecutivo presentaba como una esperanza contra el desempleo juvenil, no parece estar dando los resultados esperados.

La tasa de paro juvenil (menores de 25 años) de España fue del 27,9%, la segunda más alta entre los Veintisiete, por detrás del 29,5% de Grecia y por delante del 23,1% de Italia. Esta cifra dobla la tasa de paro de la zona euro y del conjunto de la UE, que en junio fue del 13,6%, frente al 13,3% del mes anterior en la UE y del 13,2% en la zona euro. En términos absolutos, el número de jóvenes desempleados en la UE alcanzó en el sexto mes del año los 2,546 millones de personas, de los que 2,073 millones correspondían a la eurozona. En el caso de España, en junio de 2022 se contabilizaron 2,975 millones de personas sin empleo, de las cuales 469.000 eran menores de 25 años.

Paro juvenil
Paro juvenil FOTO: Antonio Cruz

La Encuesta de Población Activa del segundo trimestre del año, publicada el pasado 28 de julio, recoge que el número ocupados aumentó entre abril y junio en 383.300 personas respecto al trimestre anterior (un 1,91%) y se situó en 20,468 millones. Sin embargo, este incremento de ocupados es mucho menor al del mismo trimestre de 2021 y de 2018. En concreto, en el segundo trimestre de 2022 se crearon 80.000 empleos menos que en el mismo trimestre del año pasado. “Además, en esos 20,5 millones de ocupados hay que tener en cuenta que el último día de junio se destruyeron 235.948 puestos de trabajo, y que esos 20,5 millones incluyen a los ocupados que no están trabajando, que dejan los afiliados realmente trabajando en menos de 20 millones”, apunta Daniel Lacalle en LA RAZÓN. De esta manera, los datos evidencian una preocupante tendencia a la desaceleración.