Internacional

La fuerte creación de empleo aleja el peligro de una recesión en EE UU

El sector privado ha creado 629.000 puestos respecto a febrero de 2020, mientras que el empleo público ha perdido 597.000 puestos

New York Coronavirus Economy Reopening
Trabajadores de construcción en Nueva York FOTO: Peter Foley EFE

La recesión de Estados Unidos parece un espejismo, ya que el mercado laboral del país sigue siendo robusto. Tanto es así, que en el mes de julio se crearon más de medio millón de nuevos puestos de trabajo, avalando los argumentos del Gobierno de Joe Biden sobre la fortaleza del mercado laboral, rebatiendo los augurios de una recesión en la primera economía del mundo.

La tasa de de desempleo que llevaba cuatro meses en el 3,6%, bajó una décima en julio, hasta el 3,5%, la misma cifra que se registró en febrero de 2020, siendo la más baja en 50 años, según datos publicados este viernes por la Oficina de Estadísticas Laborales.

Por su parte, el número de desempleados en julio se redujo hasta los 5,7 millones, frente a los 5,9 millones que se habían registrado en el mes anterior.

La primera economía mundial logró crear 528.000 puestos de trabajo en el mes de julio, según esta estadística, que destaca que las cifras del mercado laboral estadounidense están ya en los niveles previos a la pandemia.

Asimismo, la creación de empleo es mucho mayor al promedio mensual de los cuatro meses previos, que se situó en los 388.000. Desde abril de 2020, el peor mes de la crisis provocada por la pandemia en términos laborales, se han creado 22 millones de puestos de trabajo.

Estos datos que indican la continuada robustez del mercado laboral dan un respiro al Gobierno estadounidense, sobre todo en pleno debate sobre si la primera economía del mundo está ya en un escenario de recesión.

Hoy, la tasa de desempleo coincide con la más baja en más de 50 años: 3,5%. Más personas están trabajando que en cualquier otro momento de la historia estadounidense”, apuntó este viernes Biden, minutos después de conocerse este dato.

Tal y como afirma Biden, el dato es el resultado de su plan económico “para construir la economía desde abajo hacia arriba y hacia el centro” y para “reconstruir la clase media”.

En su opinión, el dato es el resultado de su plan económico “para construir la economía desde abajo hacia arriba y hacia el centro” y para “reconstruir la clase media”.

“Hay más trabajo por hacer, pero el informe de empleo de hoy muestra que estamos logrando un progreso significativo para las familias trabajadoras”, añadió el presidente.

Por tanto, de esta forma se contrarresta el dato del producto interior bruto (PIB), que cayó un 0,2% en el segundo trimestre, siendo la segunda bajada trimestral consecutiva, que hizo entrar al país en una recesión técnica.

En este sentido, dicho retroceso se produjo a raíz de una inflación desbocada, así como por la interrupción de la cadena global de suministros, fuertemente afectada tanto por la pandemia como por la guerra de Ucrania. En el segundo trimestre, la inflación aumentó en el 8,2%, después de crecer el 8% en el primer trimestre, una situación que provocó que la Reserva Federal subiera la semana pasada los tipos de interés en 0,75 puntos por segundo mes consecutivo.

Pese a que el crecimiento del empleo en julio fue generalizado, los sectores donde más aumentó fueron el ocio y la hostelería, además de los servicios profesionales y empresariales y la sanidad.

En lo que respecta al sector privado, en este se han creado 629.000 puestos de trabajo respecto a febrero de 2020, aunque varios sectores aún no se han recuperado. Mientras, el empleo público ha perdido 597.000 puestos respecto a la pandemia.

Además, la Oficina de Estadísticas Laborales ofreció una radiografía de los desempleados e indicó que el número de personas que perdieron el empleo permanente se situó en 1,2 millones en julio y continuó su tendencia a la baja durante el mes, con 129.000 personas menos que en febrero de 2020.

En julio, el número de personas en paro temporal se situó en las 791.000, cambiando poco respecto al mes anterior y ha regresado a su nivel previo a la pandemia. En cambio, el número de parados de larga duración (aquellos sin trabajo durante 27 semanas o más) se redujo en 269.000 en julio hasta los 1,1 millones, el mismo nivel que en febrero de 2020. Los desempleados de larga duración representaron el 18,9 % del total de desempleados en julio.