ACS, un gigante constructor que acelera su expansión internacional y gana peso en Australia

Las filiales Dragados, Hochtief y Cimic son líderes mundiales en construcción, infraestructuras y renovables, con proyectos por todo el globo

ACS es líder en la construcción de grandes infraestruturas
ACS es líder en la construcción de grandes infraestruturas FOTO: Christoph Schroll

El grupo constructor ACS mantiene velocidad de crucero en su expansión internacional, con un desarrollo intenso de su actividad en sus tradicionales mercados de Europa y América Latina, aunque el grueso de su actividad se ha extendido a otras partes del globo -hasta el 80% de sus proyectos-. Así, América del Norte aporta el 59% de las ventas y Asia-Pacífico, el 22%; a continuación se sitúa España, con un 11%, el resto de Europa con un 7% y América del Sur, con el 1% restante.

El área de construcción de ACS desarrolla actividades en mercados desarrollados “con potencial de crecimiento y que ofrecen un marco estable en términos operativos, financieros y legales”, explica la compañía que preside Florentino Pérez. Las regiones con mayor peso en el segmento de la construcción son Norteamérica, Asia-Pacífico y Europa, donde Estados Unidos y Canadá representan el 63% de las ventas, que alcanzaron los 16.391 millones de euros en 2021.

Las principales empresas que operan en este sector son Dragados -que también cuenta con sus filiales en Estados Unidos y Canadá- y Hochtief -que opera en América a través de Turner y Flatiron-. En cuanto a Cimic, desarrolla su actividad principalmente en la región de Asia-Pacífico tanto ella misma como a través de su red de filiales como Thiess o Leighton Asia, buscando “contribuir al cambio económico, social y ambiental abrazando la innovación y la digitalización”, explican. Hace unos meses, Hochtief llevó a cabo una OPA para hacerse con el 20% que aún no controlaba de la compañía, para dar un nuevo impulso a sus a sus proyectos en cartera.

Dragados y Hochtief centran su actividad en el sector de la Obra Civil, con el desarrollo de infraestructuras marítimas, aeroportuarias, ferroviarias y terrestres (carreteras y autopista). También tienen gran implantación en Edificación, con la construcción de inmuebles residenciales, de equipamiento social e instalaciones generales, así como servicios para infraestructuras de sectores como el del transporte y las comunicaciones, además de tecnología, energía, recursos, agua y defensa.

En el mercado europeo, ACS opera a través de Dragados y Hochtief, que realizan actividades de ingeniería civil y construcción así como de edificación en su cuatro principales mercados, Alemania, España, Reino Unido y Polonia. Sus ventas en 2021 alcanzaron los 3.110 millones de euros, con una cartera de proyectos de 9.343 millones de euros gracias al impulso de las adjudicaciones, tanto de edificación como de obra civil.

Especial impulso ha tenido su filial australiana, Cimic, que se ha convertido de la mano de ACS en una de las principales compañías de infraestructuras y recursos de Australia, con una red de filiales líderes en cada uno de sus segmentos. De la construcción se encarga CPB Contractors, en la que se incluyen Leighton Asia y Broad; en minería y procesamiento de minerales operan Thiess and Sedgman; como especialista en servicios está UGL y su división de asociaciones público-privadas Pacific Partnerships, todas respaldadas por la consultoría de ingeniería interna EIC Activities . También han ampliado inversiones en Ventia, uno de los mayores proveedores de servicios de infraestructura en Australasia.

Cimic, con una destacada implantación en la región de Sídney Occidental, también lleva a cabo proyectos de grandes infraestructuras en el marco de la reconstrucción del oeste de Sídney, que aspira a conectar la industria y las comunidades locales. Asimismo, las filiales Cimic han desarrollado varios proyectos sostenibles, entre los que se encuentran el proyecto de conexión de energías renovables en la red eléctrica para contribuir a la descarbonización de la economía local o la reutilización de materiales reciclados en el tren ligero de Parramatta, que abrirá en 2023. Asimismo, en las obras del aeropuerto de Sídney ya se está trabajando con energías renovables y en mejorar la conectividad del aeropuerto con el nuevo metro de Sídney, que aportará nuevos empleos y crecimiento.