El Gobierno no descarta aumentar la cuantía del descuento de 20 céntimos de los carburantes

Raquel Sánchez asegura que el Ejecutivo analiza el impacto de la medida y ha apostillado que puede ser “una medida a ampliar”

Un conductor repostando gasolina
Un conductor repostando gasolina FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

El Gobierno no sólo se plantea extender más allá del 31 de diciembre la bonificación de 20 céntimos para los carburantes sino también incrementar su cuantía. Así lo ha asegurado hoy la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), Raquel Sánchez, en una entrevista en La Sexta. La ministra ha asegurado que el Gobierno “sigue analizando el impacto” de la medida vigente en España sobre los carburantes, que descuenta en 20 céntimos la parte subvencionada, y ha apostillado que “puede ser una medida a ampliar”. Fue también la propia Raquel Sánchez la que, en una entrevista con RAC 1, abrió a mediados de agosto la posibilidad de que la bonificación se pueda alargar al año que viene.

El posible incremento de la subvención ya estuvo encima de la mesa el pasado mes de junio, cuando estaba a punto de vencer el plazo inicial de tres meses para el que había sido aprobada. Entonces, fuentes gubernamentales explicaron a LA RAZÓN que la cuantía para su posible aumento que se barajaba estaba en una horquilla de entre 5 y 10 céntimos por litro. Sin embargo, el Gobierno decidió entonces mantenerla tal y como se configuró inicialmente.

Si el Gobierno optase finalmente por incrementa la bonificación, seguiría la senda de otros países con ayudas similares como Francia, que ha aumentado desde este jueves la subvención y, durante dos meses, incrementará la ayuda de 18 a 30 céntimos por litro, a los que se añaden 20 céntimos adicionales en las gasolineras de TotalEnergies.

Aprobada en un primer momento para el periodo abril-junio en el marco de un paquete más amplio de medidas para contrarrestar los efectos de la invasión de Ucrania, la subvención para los carburantes fue prorrogada en junio hasta diciembre junto al resto de medidas del paquete. Una batería que incluye, además, la rebaja del IVA de la luz del 10% al 5%.

Críticas por su configuración

A pesar de que en algunos momentos se barajó la opción de limitarla a las rentas más bajas, el Ejecutivo optó finalmente por mantener su carácter universal contra la opinión de los expertos. Diversos economistas y hasta el propio Banco de España han cuestionado que la medida, tal y como está planteada, sea eficaz. En su informe anual de 2021, el Banco de España asegura al respecto que «la necesidad de atender rápidamente a los agentes más afectados se cubre con la subvención a los precios de los carburantes, pero esta es una medida muy genérica, que posiblemente tenga incluso un carácter regresivo, dado que los hogares de menores rentas probablemente tengan un menor consumo de esos productos».

En opinión del organismo que dirige Pablo Hernández de Cos, «quizá habría sido preferible el uso de transferencias condicionadas al nivel de renta» y no una bonificación generalizada. «La deseabilidad del carácter selectivo de las medidas se fundamenta en la conveniencia de no fomentar un exceso de demanda que agrave los cuellos de botella y realimente el proceso inflacionista», avisa.

Los primeros cálculos del Banco de España sugieren que el descuento está propiciando que la inflación que soportan los hogares de mayor renta se reduzca en 0,61 puntos porcentuales entre abril y junio, mientras que para los hogares de rentas bajas ese recorte será de 0,35 puntos porcentuales.

La aplicación del descuento por renta habría permitido ahorrar recursos públicos al Estado. No obstante, diversos expertos consideran que su aplicación sería más que complicada.