Miles de funcionarios claman contra Sánchez y el “empobrecimiento de la clase media”: “Lo pagará en las urnas”

CSIF moviliza a los empleados públicos para demandar una subida salarial que palíe los efectos de la inflación galopante y de la pérdida de poder adquisitivo que arrastran

Decenas de miles de empleados públicos de toda España convocados por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) han recorrido hoy el trayecto entre el Congreso de los Diputados y la Plaza de Colón, en Madrid, para demandar una subida salarial en la que es, indica CSIF, la primera manifestación sindical contra este Gobierno contra el empobrecimiento social generalizado de la ciudadanía, especialmente de la clase media.

CSIF ha considerado un éxito la movilización que supone un “grito de protesta contra la política económica de Pedro Sánchez” y la primera piedra para que miles de trabajadores logren aliviar el impacto que está causando en sus bolsillos el “alza desmesurada del precio de la cesta de la compra, de la luz y de los carburantes”.

Con vistas a la reunión que mantendrán con Hacienda los sindicatos del sector público el próximo miércoles, la protesta ha servido para exigir al Gobierno que actualice los salarios públicos en 2022, con carácter retroactivo, para recuperar el poder adquisitivo; que negocie una subida salarial plurianual para compensar el poder de compra mermado desde 2010.

Asimismo, CSIF exige que se garanticen unos servicios públicos de calidad aportando los recursos necesarios; y un debate transparente y objetivo sobre el futuro de las pensiones. En este sentido, el presidente de CSIF, Miguel Borra, ha afirmado en su discurso que “el Gobierno está siendo ingrato con las trabajadoras y trabajadores de este país, tanto del sector público como del sector privado”, y que la multitudinaria manifestación “es la primera evidencia de que está perdiendo el apoyo de la calle”.

Borra ha advertido a Sánchez de que su Gobierno “ha pasado de considerar a las empleadas y empleados públicos como héroes durante la pandemia, a tratarles de manera ingrata y ningunearles”. “Es una equivocación y lo pagará en las urnas”, ha añadido.