Internacional

Las sospechas de sabotaje planean sobre las tres fugas en los gasoductos rusos Nord Stream

Dinamarca decreta la emergencia eléctrica y gasista en una caída de presión que afecta también a Suecia

La primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, ha afirmado este martes que “es difícil imaginar” que las fugas de gas registradas en las últimas horas en el gasoducto Nord Stream 1 “sean accidentales”, después de que el Kremlin haya pedido no descartar ninguna posibilidad. Mientras, Polonia habla ya abiertamente de sabotaje de las infraestructura. Dinamarca haya declarado la emergencia en los sectores eléctrico y gasístico del país.

Frederiksen ha subrayado que “no se puede descartar” la posibilidad de un sabotaje y ha dicho que, si bien “es pronto para sacar conclusiones”, se trata de “una situación extraordinaria”. “Hay tres fugas, por lo que es difícil imaginar que pueda ser accidental”, ha manifestado.

“Es algo inusual y me gustaría decir que nosotros, como parte del Gobierno y las autoridades, nos lo tomamos muy en serio”, ha señalado la primera ministra en declaraciones a la cadena de televisión pública danesa, DR, en el marco de su visita oficial a Polonia.

Horas antes, la empresa operadora del Nord Stream, Nord Stream AG, ha indicado que los daños sufridos por tres de los conductos a última hora del lunes “no tienen precedentes”, tras una fuga de gas en uno de los tramos del Nord Stream 2 y una pérdida de presión en el Nord Stream 1, sin que por ahora se conozcan las causas.

Durante la tarde del lunes, las autoridades danesas detectaron una fuga de gas en uno de los tramos del gasoducto Nord Stream 2 en la isla danesa de Bornholm. Horas después, el gasoducto submarino Nord Stream 1 detectó una caída de la presión del gas procedente de Rusia enviado hacia Alemania y que afecta a las dos líneas del conducto.

Por su parte, el Kremlin se ha mostrado “alarmado”. “No se puede descartar ninguna versión”, dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa telefónica diaria, al ser preguntado si se trata de un sabotaje.”.

Informaciones procedentes de círculos de seguridad en Alemania sostienen que hay muchos indicios que apuntan a que los dos gasoductos fueron dañados deliberadamente en un acto de sabotaje, asegura el diario “Tagesspiegel”.

La Dirección General de Energía de Dinamarca declaró este martes la emergencia en los sectores eléctrico y gasístico tras detectarse en las últimas horas tres fugas en los gasoductos rusos Nord Stream 1 y 2.

La rotura de las tuberías ocurre rara vez, por eso vemos motivo para aumentar el nivel de emergencia como resultado de los hechos ocurridos el último día. Queremos asegurar la vigilancia minuciosa de la infraestructura crítica para reforzar la seguridad de suministro”, consta en un comunicado.

Las autoridades informaron inicialmente de una fuga en el Nord Stream 2 en aguas danesas en el Báltico y, posteriormente, de otras dos en el Nord Stream 1, una en aguas de este país nórdico y otra en las de la vecina Suecia.

“Esta noche los empleados del centro de control del Nord Stream 1 registraron una caída de la presión en ambos hilos del gasoducto. Los motivos están siendo investigados”, señaló Nord Stream AG, con sede en Suiza, en un breve comunicado.

Según la agencia rusa Interfax, que cita a la Administración Marítima danesa, se registraron fugas de gas en la zona económica exclusiva de Dinamarca al noreste de la isla de Bornholm, en el mar Báltico.

También el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, ha apuntado a un “acto de sabotaje”. “Podemos ver claramente que es un acto de sabotaje, un acto que probablemente marca la siguiente etapa en la escalada de la situación a la que hacemos frente en Ucrania”, ha señalado

Morawiecki ha participado durante la jornada en el acto de inauguración del gasoducto Báltico, en el que también ha estado presente la primera ministra danesa, Mette Frederiksen. En este sentido, el primer ministro polaco ha destacado que la inauguración de esta vía supone “el fin de la era de la dominación rusa en el área del gas” y ha argüido que fue “una era marcada por el chantaje, la amenaza y la extorsión”.

Este incidente se produce poco después de que se detectara en la noche del domingo una fuga en uno de los hilos del Nord Stream 2, también en la zona económica exclusiva danesa, pero en esta ocasión al sureste de Bornholm, según el mismo medio.

El Gobierno alemán confirmó la víspera una importante caída de presión en el Nord Stream 2, terminado y lleno de gas, pero por el que nunca se ha importado este combustible después de que Berlín suspendiera el proceso de aprobación poco antes de la invasión de Ucrania y descartara su puesta en marcha.

En concreto, la certificación del segundo gasoducto que transporta gas ruso directamente a Alemania por debajo del mar Báltico fue bloqueada por Berlín como respuesta al reconocimiento por parte de Moscú de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania, en febrero.

El primer Nord Stream, con una capacidad de 55.000 millones de metros cúbicos de gas al año, está detenido también tras alegar Rusia una fuga de aceite en la única estación compresora rusa que aún estaba en funcionamiento.

Moscú afirma que la turbina afectada, al igual que las demás que van fallando, no puede ser reparada por Gazprom, que controla la infraestructura, debido a las sanciones occidentales, mientras que la Unión Europea (UE) considera que se trata de una excusa para “chantajear” a Europa con el gas como arma.

Daños sin precedentes

La operadora de los gasoductos Nord Stream 1 y Nord Stream 2 calificó hoy de “sin precedentes” los daños que han sufrido simultáneamente tres hilos de las dos infraestructuras que han provocado fugas en aguas danesas en el mar Báltico, y dijo que es imposible prever cuándo se restaurarán. “Los daños que ocurrieron simultáneamente en tres hilos de gasoductos en alta mar del sistema Nord Stream el mismo día no tienen precedentes. Todavía no es posible estimar el momento de la restauración de la infraestructura de transporte de gas”, dijo Nord Stream AG, con sede en Suiza.