Paguilla extra de 520 euros para los funcionarios este año por el acuerdo salarial

Los de alto nivel podrían recibir hasta 900 euros. Además, podrían sumar un punto adicional a la subida por las variables ligadas al IPC o al PIB

Una empleada pública durante su jornada laboral, en la oficina de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria
Una empleada pública durante su jornada laboral, en la oficina de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria FOTO: Gustavo Valiente Europa Press

Una paga de 520 euros. Ese es complemento medio extra que los funcionarios recibirán este año en compensación por el incremento de la inflación, aprobado en el acuerdo salarial para los empleados públicos hasta 2024, que fue ayer ratificado por CC OO y UGT y rechazado por CSIF, el sindicato mayoritario en la Administración General. Esta “paguilla extra” se corresponde con el incremento del 1,5% adicional y con efecto retroactivo desde el 1 de enero, que el Ejecutivo se ha comprometido a abonar antes de finales de 2022.

Según los últimos datos disponibles de la Encuesta de Población Activa (EPA), el salario medio de un empleado público se sitúa en los 2.884 euros -distribuidos en 12 pagas-. Esto supone un sueldo anual bruto de poco más de 34.600 euros brutos anuales. En este caso, ese incremento salarial sería de 520 euros. Sin embargo, para empleados públicos de la escala superior, la cifra podría llegar hasta los 900 euros. A esto se podría sumar un punto adicional en función de variables vinculadas al IPC y al PIB nominal, un 0,5% más si la suma del IPC Armonizado de 2022 y del IPC Armonizado adelantado de septiembre de 2023 supera el 6% -ahora mismo está por encima-, o si el PIB nominal iguala o supera el estimado en el cuadro macroeconómico que acompaña a los PGE de 2023, también podrán disponer de un 0,5% adicional, tal como se cerró el lunes en el acuerdo con CC OO y UGT.

Pese a esta revalorización extraordinaria, los funcionarios volverán a perder poder adquisitivo por segundo año consecutivo, hasta cinco punto porcentuales, según datos de CSIF realizados con una inflación media del 8,5% en el cierre del año, que se sumaría a esos casi 12 puntos perdidos desde 2010, cuando el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aprobó la primera bajada salarial en la historia del colectivo. Aún así, la revalorización salarial de los empleados públicos continúa siendo mayor que la de los empleados del sector privado, con una diferencia media de seis puntos, un 15,3% del sector público frente a un 9,3% del privado.

El Gobierno ha aprobado un alza adicional del 1,5% en 2022, del 2% en 2023 y del 2,5% en 2024. El incremento adicional del 1,5% para 2022 se sumará al 2% aplicado desde principios de año, con lo que la subida salarial para el período 2022-2024 será en total del 8% fijo, con la posibilidad de que alcance el 9,5% con la parte variable. Según resalta Hacienda, la subida en términos reales llegará al 9,8%, ya que el incremento salarial de cada ejercicio se consolida y, por tanto, el aumento de cada año se realiza sobre el sueldo incrementado del ejercicio anterior.

El alza de 2023 tendrá una parte fija del 2,5% y una variable del 1% -la citada ligada al IPC de 2022 y al IPC armonizado-, y otros 0,5 puntos -el del PIB nomina-. La de 2024 contempla un incremento del 2% fijo, más un 0,5% variable si el IPC armonizado de 2022, 2023 y 2024 supera el 8%. Esta subida beneficiará a 2.717.570 empleados públicos, de los que 513.721 pertenecen al sector público estatal, 1.611.697 son empleados públicos de las comunidades autónomas y 592.152 son trabajadores de las entidades locales.