Presupuestos

El Gobierno vende unos Presupuestos “para la clase media y trabajadora” pero la exprime con 263.000 millones en impuestos y cotizaciones

La ministra de Hacienda ignora las enmiendas de la Airef y el Banco de España y defiende que “cumplimos con nuestros compromisos de consolidación fiscal, con una política fiscal y presupuestaria responsable

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a su llegada al Congreso
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a su llegada al CongresoAlberto R. RoldánLa Razón

Avanzar en justicia social y proteger a la clase media y trabajadora, para ayudar a la sociedad española en un momento de dificultad económica por la guerra y la subida de precios”. Ese fue el mensaje principal lanzado por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la presentación oficial de los nuevos Presupuestos Generales en el Congreso, los últimos de la legislatura, para iniciar así su tramitación parlamentaria y obtener la luz verde de sus señorías y poder facilitar su vigor el 1 de enero del próximo año.

Montero se mostró muy satisfecha con la presentación de esta Cuentas, “las terceras de esta legislatura para que se aprueben en tiempo y forma y que serán capaces de atender lo urgente, pero también lo necesario. Lanzamos un potente de mensaje de estabilidad y seguimos cumpliendo con nuestros compromisos de consolidación fiscal, con una política fiscal y presupuestaria responsable y seria, a diferencia de lo que propugnan otros partidos políticos”.

Presupuestos de los ministerios
Presupuestos de los ministeriosTania Nietofreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@5b2ae4a8

Estas cuentas se han basado sobre un presupuesto consolidado de ingresos que alcanzará los 389.927 millones de euros, lo que supone un aumento del 3,4% respecto al presupuesto de este año, según el proyecto presupuestario. La base de estos ingresos -los mayores de la historia- llegará con la recaudación por impuestos directos (IRPF y Sociedades fundamentalmente) y por cotizaciones sociales, que hará crecer los ingresos un 10,2%. De este total, 142.288 millones de euros, un 6,4% más, se corresponderá con los impuestos; mientras que por cotizaciones sociales se recaudarán 184.522 millones de euros, un 9,7% más que este año. En cuanto a los impuestos indirectos, entre los que se encuentra el IVA y los impuestos especiales, prácticamente congelarán sus ingresos -apenas un 0,1% de bajada-, hasta los 57.809 millones de euros; mientras que las tasas y otros ingresos tributarios crecerán un 6,6%, hasta los 14.471 millones. Por tanto, los ingresos tributarios se dispararán hasta casi los 263.000 millones de euros.

Referencias a la clase media

Su mensaje estuvo plagado de referencias directas en defensa de la clase media -hasta en seis ocasiones se refirió explícitamente a este colectivo social-, sobre la que incidió que “estos Presupuestos se han pensado para proteger a las clases medias y a los colectivos más vulnerables”. En este sentido lanzó un mensaje directo a quienes “se han opuesto y han criticado la aprobación de los nuevos impuestos” -entre ellos a las grandes fortunas, a la banca y a las energéticas-. “Siempre hemos defendido que los que más tengan deben aportar en consecuencia, para que los más vulnerables puedan seguir adelante nadie se quede atrás. Es un deber constitucional y de justicia social”. La ministra lanzó también un aviso a sus posibles socios parlamentarios, a los que pidió ”lealtad en las negociaciones”.

Defensa de la cuentas

La ministra quiso destacar el dato de la inversión pública, que detalló que ha pasado de 8.919 de euros a 11.867 millones, “una cifra récord y un aumento de más de 33% respecto al anterior ejercicio”. Además quiso mostrar los datos de inversión de los fondos europeos “que están llegando a buen ritmo y que se acelerarán durante el próximo año”, en referencia a las críticas hechas desde el Banco de España por la “poca incidencia en la economía real” y el “retraso en la llegada de los fondos”. Según destacó, los fondos autorizados hasta ahora alcanzan los 43.686 autorizados, los comprometidos suman 37.215 millones y las obligaciones, 32.989 millones.

También defendió las cifras e índices del cuadro macroeconómico sobre los que se han sustentado estas cuentas, y que ha recibido durante los dos últimos días varios varapalos por su excesivo optimismo, tanto por parte de la Autoridad Fiscal (Airef) como del propio Banco de España. Para Montero, “el cuadro macroeconómico es prudente y real, pese a que algunos agoreros se empeñen en sembrar las dudas constantemente”.

Subida en pensiones

Montero defendió con vehemencia cuando se le preguntó por la idoneidad o no de elevar las pensiones un 8,5% el próximo ejercicio, medidas cuestionada entre otros organismos por el Banco de España. “Quiero dejar bien claro que lo que ha hecho este Gobierno es dar cumplimiento a una cuestión que se ha aprobado en el Parlamento. Está aprobado por ley que las pensiones se actualicen con los precios y lo único que hemos hecho es cumplir con la ley”. La ministra insistió en que esta subida no provocará ningún desequilibrio en las Cuentas y defendió “no solo hemos subido un 8,5% sino que hemos inyectado en la hucha de las pensiones 2.900 para las pensiones futuras y lo hemos hecho sin incrementar el déficit público, no como han hecho otros gobiernos del Partido Popular” criticó.

La titular de Hacienda justificó este incremento “porque ha subido el salario mínimo y hay una mayor cotización, porque hay empleo de mayor calidad, porque la reforma laboral posibilita la contratación indefinida y porque la lucha contra la economía sumergida y contra el fraude fiscal está dando fruto. Estamos avanzando en el sentido correcto. Mala política se hace si se pretende enfrentan a las generaciones”.

Proceso parlamentario

Previamente, a esta rueda de prensa Montero había hecho entrega a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, del conocido como “libro amarillo”, en el que se detallan las principales cifras y partidas del Presupuesto para 2023, acompañado del informe obligado de género, del informe sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el informe de infancia, adolescencia y familia, además de una separata sobre juventud.

Tras recibir los Presupuestos, la Mesa del Congreso se reunirá para calificar el proyecto, que este viernes se publicará ya en el Boletín Oficial de las Cortes Generales, y aprobar su calendario de tramitación. Además, la Mesa abrirá un plazo para solicitar las comparecencias de altos cargos del Gobierno, previstas para la semana del 17 de octubre. A partir de ahí, los grupos deberán decidir si quieren discutir o no los Presupuestos y presentar una enmienda de totalidad para devolver las cuentas al Gobierno.

El escollo de las enmiendas

A partir de ahí, estas nuevas Cuentas públicas, pactadas entre PSOE y Podemos y aprobadas en el Consejo de Ministros, tendrán que pasar un primer escollo con la presentación de enmiendas a la totalidad, con el que previsiblemente los partidos bombardearán el texto antes de que el Gobierno inicie las conversaciones con cada uno de los grupos parlamentarios que no han mostrado un rechazo frontal a las cuentas públicas -partidos como PP y Vox ya han manifestado públicamente su oposición-.

Estas enmiendas se debatirán previsiblemente la semana del 24 de octubre y serán el primer examen a los terceros Presupuestos del Gobierno de coalición. La intención del Ejecutivo es lograr sacar adelante estas cuentas con una amplia mayoría, para lo cual volverán a recurrir a sus socios tradicionales durante esta legislatura, PNV, ERC y Bildu, principalmente.