IAG dispara su beneficio hasta los 199 millones frente a las pérdidas de 2.622 de 2021

Sólo en el tercer trimestre, la matriz de Iberia registró unas ganancias de 853 millones

El avión de Iberia que inauguró la ruta entre Madrid y Washington, en el aeropuerto de Dulles
El avión de Iberia que inauguró la ruta entre Madrid y Washington, en el aeropuerto de Dulles FOTO: Roberto L. Vargas

IAG, el holding matriz de las aerolíneas Iberia y British Airways, ha superado ya por completo la crisis de resultados propiciada por el coronavirus. El grupo registró hasta septiembre un beneficio de 199 millones de euros, muy por encima de los 2.622 millones de euros que perdió en el mismo periodo del año pasado.

El beneficio de IAG se impulsó de manera decidida en el tercer trimestre. Las ganancias de las aerolíneas del grupo en el periodo de veranos se disparó hasta los 853 millones de euros. A 30 de septiembre el grupo contaba con una liquidez total de 13.488 millones de euros y un saldo de tesorería de 9.260 millones (1.317 millones sobre diciembre de 2021). La deuda neta sumó 11.058 millones, 609 millones menos que al final del año pasado.

El grupo ha atribuido la mejoría de sus resultados a la progresiva recuperación de la normalidad tras la pandemia, que le ha permitido lograr un aumento de los ingresos por pasaje, desde los 3.140 millones de hace un año a los 14.020 millones hasta el pasado septiembre, cifra que sube hasta los 16.680 millones si se suman los de carga. Entre enero y septiembre las aerolíneas de IAG transportaran 69,5 millones de pasajeros, muy por encima de los 23,5 millones de esos meses de 2021. Su capacidad (medida en asientos-kilómetro ofertados o AKO) alcanzó el 75,3% en los primeros nueve meses de 2019, con tasas crecientes a lo largo del año que le permitieron recuperar el 81,1% de la capacidad de 2019 al cierre del tercer trimestre. Fruto de estas mejoras, el coeficiente de ocupación de los aviones de sus aerolíneas también mejoró en más de veinte puntos, desde el 60% de hace un año al 81,3%, alcanzando el 87% en el tercer trimestre.

Combustible y personal

Uno de los grandes desafíos con los que tienen que lidiar las aerolíneas ahora es el precio de los combustibles. Para IAG, la factura del queroseno del grupo escaló hasta los 4.100 millones de euros, multiplicando por cuatro la de enero-septiembre de 2021. Para hacer frente a esta escalada, el holding recurre a coberturas que le han permitido mitigar en parte la escalada, aunque las limitaciones en el acceso a estos instrumentos de cobertura o en la capacidad para trasladar la subida de precios a los clientes “podrían influir” en la rentabilidad del grupo, advierte.

Otro de los grandes problemas que acechan también a la aviación es del del personal. Durante la pandemia, las aerolíneas ejecutaron miles de despidos ante el parón de la actividad y algunas de ellas están teniendo ahora dificultades para contratar trabajadores ante la normalización de la actividad. IAG ha advertido de que la “persistente” escasez de mano de obra, la amenaza de huelgas y las bajas por enfermedad del personal por contagios de covid han repercutido en el entorno operativo de las aerolíneas del grupo y alerta de que “muchos de estos sucesos pueden darse en plazos muy cortos y poner a prueba la resiliencia operativa”.