Inflación

Las pensiones contributivas subirán en 2023 un 8,5% frente al 2,5% de este año

Es la subida más alta y más cara de la historia, con un coste para las arcas públicas 15.000 millones de euros. La revalorización de las pensiones en 2023 depende de la inflación registrada entre diciembre de 2021 y noviembre de 2022

Ya es prácticamente oficial. Las pensiones contributivas subirán en 2023 en torno a un 8,5%, la revalorización más alta de la historia y más de tres veces superior al incremento del 2,5% aplicado este 2022 (3% en el caso de las pensiones contributivas mínimas). A mediados de octubre, la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, anunció durante la presentación de los Presupuestos Generales del Estado de 2023 que las pensiones contributivas subirían “en torno a un 8,5%”, una tasa que podría oscilar unas décimas, entre el 8,4% y el 8,6%, en función de cómo evolucionase la inflación los últimos meses del año. En concreto, había que esperar a finales de noviembre para conocer el porcentaje del Índice de Precios de Consumo (IPC) medio anual, al que está ligada la revalorización de las pensiones, y que se mide entre diciembre del año anterior (2021) y noviembre del año actual (2022). Este martes 29 de noviembre el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado el IPC adelantado de noviembre, que se ha situado en el 6,8%, pudiendo calcularse así el dato casi definitivo del IPC medio anual.

La revalorización es exactamente del 8,46% pero se redondearía al 8,5%, según confirma la Seguridad Social. Este porcentaje de incremento se aplica a las pensiones contributivas, incluidas las mínimas, y al Ingreso Mínimo Vital (IMV). Mientras, las pensiones no contributivas mantendrán durante 2023 la subida del 15% pactada el pasado 2 de junio. EH Bildu confirmó su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) tras haber alcanzado un acuerdo con el PSOE y Podemos que, entre otros puntos, prorrogará durante todo el año que viene la subida del 15% de estas pensiones. Por lo tanto, con este nuevo acuerdo los pensionistas no contributivos seguirán cobrando en 2023 las mismas cuantías que se revalorizaron este verano.

Subida de las pensiones
Subida de las pensionesTeresa Gallardofreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

La subida costará a las arcas públicas 15.000 millones

La Seguridad Social calcula que cada décima de subida de las pensiones tiene un coste de unos 150 millones de euros, por lo que elevarlas un 8,5% implicará un gasto de aproximadamente 12.750 millones de euros. El Banco de España, por su parte, estima que cada décima de incremento implica un coste de 180 millones de euros. Usando esas estimaciones, el coste de subir las pensiones en un 8,5% rondaría los 15.300 millones de euros, lo que convertiría a esta revalorización en la más cara nunca vista.

El Gobierno tiene previsto destinar 190.687 millones de euros a las pensiones en 2023, lo que supone una subida del 11,4% respecto a la partida de 2022, debido la incorporación de nuevos pensionistas y, sobre todo, a la revalorización de las pensiones de acuerdo con el IPC, según consta en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Pensiones máximas y medias

Subida de las pensiones
Subida de las pensionesTeresa Gallardofreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1fa472f4

El 14 de diciembre, el INE publicará el IPC confirmado del mes de noviembre, quedando fijado el porcentaje definitivo con el que se incrementarán las pensiones contributivas y el IMV en 2023. A la espera de conocer el porcentaje definitivo del IPC medio anual, ya se puede hacer un cálculo estimado de cómo subirán las pensiones contributivas en 2023, aplicando el 8,5% a la pensión máxima, a las mínimas y a las pensiones medias registradas en noviembre.

La pensión máxima, limitada en 2022 a 2.819,19 euros mensuales en 14 pagas (39.468,66 euros anuales), superaría en 2023 la barrera de los 3.000 euros tras la subida del 8,5%. En concreto, subiría en 239,63 euros, hasta los 3.058,82 euros (42.823,49 euros al año).

En cuanto a la pensiónmedia de jubilación, que en noviembre alcanzó los 1.258,80 euros mensuales, su cuantía de 2023 se incrementaría en 107 euros al mes hasta situarse en 1.365,80 euros mensuales (19.121,20 euros al año en 14 pagas). Por su parte, la pensión media de viudedad, que este mes de noviembre fue de 781,20 euros al mes, crecería hasta los 847,60 euros mensuales (11.866,42 euros al año). La pensión media del sistema, que comprende las distintas clases de pensión (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares), pasaría de los 1.094 euros mensuales registrados en noviembre a 1.187 euros de media en 2023. Y en cuanto a la pensión media de las nuevas altas de jubilación, que en octubre (último dato) ascendió a 1.390,40 euros al mes, subiría hasta 1.508,58 euros en 2023.

Con una subida de este calibre es muy probable que muchos pensionistas también suban de tramo de retención en el IRPF. Un efecto negativo que podría evitarse con la deflactación del IRPF, a la que se niega el Gobierno, pero que sí han anunciado comunidades como Madrid, Galicia, Andalucía, Murcia, Castilla y León, País Vasco y Comunidad Valenciana.

¿Cuánto subirán las mínimas?

La pensión mínima de jubilación para 2022 con 65 años o más es de 12.467 euros al año en 14 pagas (890,50 euros mensuales), con cónyuge a cargo; 10.103,80 euros al año en 14 pagas (721,70 euros mensuales), sin cónyuge; y 9.590 euros al año en 14 pagas (685 euros mensuales), con cónyuge no a cargo. Aplicando la revalorización del 8,5%, la pensión mínima de jubilación para 2023 con 65 años o más sería la siguiente: 13.526 euros al año (966,19 euros mensuales) con cónyuge a cargo; 10.962,62 euros al año en 14 pagas (783,04 euros mensuales), sin cónyuge; y 10.405 euros al año en 14 pagas (734,22 euros mensuales), con cónyuge no a cargo.