Casi 7 millones de hogares pasan frío en invierno en sus casas

Se agrava hasta el 14,3% el porcentaje de población con una temperatura inadecuada cuando en 2018 apenas era el 9%

FOTO: Teresa Gallardo

El porcentaje de población con una temperatura inadecuada durante el invierno en España se incrementó en un 3,4% en 2021, hasta alcanzar el 14,3%. Este alza más que preocupante respecto al 10,9% de un año atrás marca una tendencia sostenida en los últimos años como prueba que desde 2018 se haya disparado en 5,2 puntos porcentuales desde el 9,1% de población con problemas para mantener sus hogares calientes durante ese año.

En términos absolutos, esta situación se traduce en que 6,8 millones de personas pasa frío en su vivienda durante el periodo invernal, según los datos recogidos en la actualización de los indicadores de pobreza energética publicados ayer por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

El departamento de Teresa Ribera remarca que este agravamiento puede tener que ver con la irrupción el pasado año de la borrasca «Filomena» que azotó todo el país al inicio de 2021, junto con el inicio de la crisis de precios energéticos especialmente preocupante desde el inicio del otoño, han podido llevar a los hogares más vulnerables a restringir el uso de energía en sus hogares como medida de precaución para poder hacer frente al pago de sus facturas.

Por rentas, los hogares con menos recursos económicos que pasan frío rozan el 28%, cuando en 2020 eran el 22,5% y en 2018 el 20,7%. Entre la clase media, el porcentaje de hogares incapaces de mantener una temperatura óptima casi se ha duplicado en cuatro años, pasando del 7,3% al 12,9%. Asimismo, el porcentaje de personas que pasa frío en casa es del 29,7% entre los desempleados por el 12,3% de los jubilados en 2021 mientras que son los hogares monoparentales con hijos a cargo los que más dificultades tienen para mantener una temperatura adecuada en sus casas, con un 25,1% de ellos pasando frío.

Por el contrario, los otros tres indicadores (gasto desproporcionado, pobreza energética escondida y retraso en el pago de las facturas de los suministros de la vivienda) mostraron una cierta mejoría.

En concreto, la caída más destacada se detecta en el porcentaje de hogares bajo pobreza energética escondida, es decir, el porcentaje de los hogares cuyo gasto energético absoluto es inferior a la mitad de la mediana nacional. Así, el dato se posicionó en 2021 en el 9,3%, un punto menos respecto a 2020 y casi dos menos que en 2018, cuando el 11% se encontraba en esta situación.

Respecto al gasto desproporcionado, que indica el porcentaje de hogares cuyo gasto energético en relación con sus ingresos es más del doble de la mediana nacional, si situó en el 16,4%, menos que el 16,8% del año anterior y el 16,9% de 2018.

Por último, el retraso en pago de facturas de suministros de la vivienda, que muestra el porcentaje de población que tiene retrasos en el pago de facturas de los suministros de la vivienda, fue del 9,5%, frente al 9,5% de 2020 y 7,2% de 2018.