Boeing pierde 4.500 millones de euros y suma cuatro años de números rojos

El fabricante encadena cuatro años en negativo, pero mejora de forma notable en el último trimestre del año

Un Boeing 777X despega en las inmediaciones de la fábrica de la compañía en Everett (Washington)
Un Boeing 777X despega en las inmediaciones de la fábrica de la compañía en Everett (Washington) FOTO: Ted S. Warren AP

Boeing no termina de levantar el vuelo en sus cuentas. El fabricante aeronáutico estadounidense ha anunciado hoy miércoles que en el ejercicio 2022 aumentó sus pérdidas un 17,44%, hasta los 4.935 millones de dólares -4.527 millones de euros al cambio actual-. La compañía encadena de esta forma cuatro años consecutivos con pérdidas. Primero, por la crisis que tuvo que afrontar tras los accidentes de su modelo 737 MAX, que le obligó a dejar en tierra este modelo durante meses y a paralizar sus entregas y de la que empieza ahora a reponerse; y luego, por la crisis económica derivada de la pandemia de covid-19, que todavía afecta a la compañía, ya que la empresa dudó en aumentar la producción de aviones a la espera de que la cadena de suministro se hubiese estabilizado del todo.

En un comunicado publicado hoy, la empresa ha informado de que tuvo una facturación anual acumulada de 66.608 millones de dólares -61.116 millones de euros-, un 7% más respecto a 2021.

El presidente y director ejecutivo de Boeing, Dave Calhoun, ha considerado que 2022 fue un “año importante” en la recuperación de la empresa. “La demanda en toda nuestra cartera es sólida y seguimos enfocados en impulsar la estabilidad en nuestras operaciones y dentro de la cadena de suministro para cumplir con nuestros compromisos en 2023 y más allá”, según ha dicho Calhoun, que ha añadido que Boeing está bien posicionada y está “en el camino correcto para restaurar nuestra fortaleza operativa y financiera“ aunque persistan algunos desafíos.

Para mejorar sus prestaciones, la compañía prevé incrementar su producción en el corto plazo. Ahora mismo, está fabricando 31 unidades de su modelo 737 al mes y planea incrementarlos a unos 50 mensuales en 2025 o 2026. Además, Boeing ha asegurado que incrementará lo que considera ha sido una baja tasa de producción de los 787 Dreamliners desde cinco al mes hacia el final del año hasta diez al mes en 2025 o 2026. Boeing ha tenido que detener las entregas de este modelo durante unos dos años hasta este verano debido a fallos en la producción.

En el cuarto trimestre, el más seguido por los analistas de Wall Street, la compañía tuvo unas pérdidas de 634 millones de dólares -582 millones de euros-, lo que supone una reducción del 84,69% frente a las del mismo tramo de 2021. Los ingresos entre octubre y diciembre alcanzaron los 18.332 millones de euros, un 35,06% más respecto al mismo periodo del año anterior. Durante el trimestre, la empresa obtuvo pedidos netos de 376 aviones, incluido uno de United Airlines por cien aviones del modelo 737 MAX y otros cien del 787. El área de aviones comerciales entregó 152 aparatos durante el periodo y la cartera de pedidos incluyó más de 4.500 aviones valorados en unos 300.000 millones de euros.