MENÚ
domingo 22 septiembre 2019
00:43
Actualizado

Alemania saca la artillería anticrisis

Berlín elimina 30 años después el impuesto solidario por la reunificación para el 90% de los contribuyentes Supondrá un alivio fiscal para la economía de 18.900 millones de euros.

  • El impuesto de solidaridad, conocido como «Soli», fue creado en 1991 para ayudar a sufragar los costes de la reunificación del país y la integración de los ciudadanos del este / Ap
    El impuesto de solidaridad, conocido como «Soli», fue creado en 1991 para ayudar a sufragar los costes de la reunificación del país y la integración de los ciudadanos del este / Ap

Tiempo de lectura 2 min.

22 de agosto de 2019. 03:45h

Comentada
Carmela Negrete.  22/8/2019

Tan solo dos días después de conocerse los datos del Bundesbank en los que aseguraba que Alemania podría entrar en recesión, el gabinete de Merkel anunciaba que tiene la intención de acabar con el llamado «suplemento solidario», un impuesto que se introdujo en 1990 para revitalizar la economía del este del país después de que fuese desguazada por la sociedad fiduciaria estatal creada al efecto. Olaf Scholz, Ministro de Finanzas de la gran coalición por el partido socialdemócrata SPD, aseguraba que los planes incluyen eliminarlo de forma progresiva.

Este gravamen supone alrededor de un 5% de los ingresos y cada ejercicio fiscal el Estado alemán recauda por esta vía 18.900 millones de euros en cifras de 2018. El impuesto lo pagan tanto empleados como autónomos. Los planes del Ejecutivo prevén acabar con el mismo en 2021, lo cual fomentaría la demanda interna al existir mas saldo en circulación.

La organización no quería dar cifras para evitar una especulación negativa, pero la producción industrial ha caído debido a la decreciente demanda en el sector automovilístico, que bajó un 12% su producción, por una parte, y a consecuencia del Brexit. La industria del automóvil da empleo a 820.000 trabajadores en el país y supone alrededor del 5% del PIB. La guerra comercial entre los Estados Unidos y China sería uno de los motivos principales de la situación, al hacer a los compradores bajar la demanda de productos alemanes debido a las altas tasas aduaneras en el país norteamericano.

En realidad, los últimos meses desde finales de 2018 la economía alemana ha estado salvando los números a base de inversión pública y la construcción, pero estas cifras son peligrosas, ya que la economía alemana presenta signos de una burbuja inmobiliaria, advierten expertos. Para compensar la caída de ventas en Alemania, que se prevé afectará a nuestro país, el Gobierno alemán habría planificado la inversión de 50.000 millones de euros para «estabilizar» la economía, según la revista «Business Insider». Bloomberg aseguraba asimismo que con este estímulo fiscal se buscaría «el fortalecimiento de la economía interna y del consumo privado y el evitar un paro masivo». La economía alemana se redujo de forma oficial en el último cuatrimestre un 0,1%. En este sentido, el Bundesbank alertaba de que la bajada del consumo, el clima empresarial débil y la bajada de la demanda extranjera parece que van a agravar la situación.

El próximo mes de noviembre se cumplen tres decenios desde la caída del muro y en 2020 es el aniversario de la reunificación. Con la desaparición de este impuesto, Merkel planea matar dos pájaros de un tiro y acabar con la imagen del este del país de retrasado y con necesidad de inversión extraordinaria. Por otro lado, este impuesto había sido muy criticado por el partido liberal FDP, que aunque en las últimas elecciones sufrió un grave descalabro, podría ser útil al partido de la Canciller a la hora de formar coaliciones.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs