Transporte

Cierra Hyperloop One ¿Es el fin del sistema que prometía revolucionar el transporte?

La compañía impulsada por Virgin para desarrollar un medio que permita viajar en cápsulas a 1.000 kilómetros por hora ha clausurado sus oficinas y despedido a sus empleados

Uno de los prototipos del Hyperloop, que se destinará al transporte de viajeros y mercancías / Foto: La Razón
Cápsula del Hyperloop Onelarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1d2f781d

Un cruce entre un Concorde, un cañón y una mesa de hockey de aire. Así definió Elon Musk al hyperloop , el medio de transporte que promete viajes en una cápsula a través de un tubo mediante un sistema de vacío a velocidades cercanas a los 1.000 kilómetros por hora. El magnate surafricano, promotor del concepto, aseguró en 2013 que sería “fantástico” tener una alternativa a volar o conducir, siempre que fuera mejor que volar o conducir. Siete años después, sin embargo, el, a priori, revolucionario sistema de transporte parece más cerca del fracaso que de convertirse en una realidad después de que una de las compañías más importantes que había implicadas en su desarrollo, Hyperloop One, está a punto de echar el cierre.

Según ha informado la agencia Bloomberg, la empresa, respaldada casi desde su origen por el multimillonario Richard Branson, mandamás de Virgin Atlantic, ha despedido a sus empleados, cerrado sus oficinas y comenzado a vender sus activos.

Virgin Hyperlloop fue fundada en 2014 y renombrada como Virgin Hyperloop One después de su adquisición por Richard Branson en 2017. La compañía irrumpió con fuerza, con decenas de millones en los bolsillos y una visión global del sistema para todo el mundo. Sin embargo, pronto se convirtió en una máquina de quemar dinero en busca casi perpetua de financiación.

Aunque logró algunos avances tecnológicos relevantes, como la construcción de una pista de pruebas en Nevada (Estados Unidos) o realizar un viaje de prueba con humanos con una de sus cápsulas -aunque apenas alcanzó los 160 kilómetros por hora, muy lejos de los más de 1.000 prometidos-, durante la pandemia perdió a casi todo su equipo directivo, fundadores incluidos. En 2022, decidió imprimir un giro a su estrategia y centrarse en el transporte de mercancías después de que la compañía dubaití DP Port se hiciera con el control de sus operaciones y recortase su plantilla a la mitad, despidos que se amplificaron en los meses posteriores.

Antes, se enfrentó también a un severo contratiempo en sus planes cuando Arabia Saudí canceló una inversión de 900 millones de euros que tenía previsto realizar en el proyecto a través de su fondo soberano, PIF, el mismo que controla STC Group, la «teleco» que aspira a hacerse con el 9,9% de Telefónica. PIF canceló su inversión después de que Branson criticase a Arabia Saudí por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Detractores

Los promotores de los diferentes hyperloops que hay en todo el mundo, incluida la startup española Zeleros, siempre se han mostrado seguros de que, pese a su complejidad, el hyperloop es técnicamente viable. Una de ellas, Hyperloop Transportation Technologies (HTT), publicó a finales de 2019 un estudio que, según la compañía, confirmaba que su sistema de hyperloop es "más rápido, menos costoso y más sostenible que otras alternativas”.Sin embargo, sus detractores siempre han puesto hincapié en que, aunque técnicamente sea posible su creación, financieramente no ofrece tantas ventajas sobre otros medios de transporte como venden sus impulsores. Aunque Musk aseguró cuando lanzó la idea que costaría una décima parte que un tren de alta velocidad, algunos cálculos realizados un par de años atrás ya habían emparejado los costes de ambos. Un estudio de la British Tunnelling Society (BTS), por ejemplo, advertía de que, con la tecnología actual, es imposible lograr los ahorros que serían necesarios para hacer económicamente viable el hyperloop.

Con todo, en el caso de España, y por lo que pudiera ocurrir, UNE, el Organismo de Normalización en España, celebró el pasado 24 de septiembre una  reunión para preconstituir el Comité Técnico Nacional relativo a hyperloop para fijar los criterios técnicos con los que operaría si llega a hacerse realidad.