El juez rechaza que Blesa pueda fugarse o destruir pruebas

Miguel Blesa, sale hoy de los Juzgados de Plaza de Castilla tras declarar de nuevo como imputado.
Miguel Blesa, sale hoy de los Juzgados de Plaza de Castilla tras declarar de nuevo como imputado.

El nuevo juez del "caso Blesa", Juan Antonio Toro, ha rechazado que exista el riesgo de que el expresidente de Caja Madrid pueda fugarse o destruir pruebas, y ha defendido una "investigación más amplia"porque no hay "indicios"contra él, sólo "sospechas".

El nuevo juez del "caso Blesa", Juan Antonio Toro, ha rechazado que exista el riesgo de que el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa pueda fugarse o destruir pruebas, al tiempo que ha defendido una "investigación más amplia"al exbanquero porque no hay "indicios"contra él, sólo "sospechas".

Así lo defiende el titular del Juzgado de Instrucción número 36 de Madrid, Juan Antonio Toro, en el auto dictado hoy tras tomar declaración como imputado a Blesa por la compra del City National Bank de Florida, en el que rechaza retirarle el pasaporte, tal y como había pedido la acusación ejercida por Manos Limpias.

Para la adopción de esta medida "restrictiva de la libertad de deambulación, es necesario que se cumplan los requisitos de riesgo de fuga, desaparición de pruebas y evitar la comparecencia en el Juzgado, lo que no se produce en este momento procesal", subraya el juez.

Toro sustituye a Elpidio José Silva después de que éste se abstuviera por su imputación por un delito de prevaricación y dos contra la libertad individual en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) al ordenar el encarcelamiento de Blesa.

Al hacerlo, se basó precisamente en estos riesgos, que ahora descarta su sustituto, que recoge los mismos argumentos para no acceder a retirar el pasaporte al exdirector de desarrollo internacional e inversiones especiales, Rafael Sánchez Lozano, medida también solicitada por Manos Limpias.

"Es evidente que la parte solicitante, como indica el Ministerio Fiscal, se tienen sospechas de la comisión de dos presuntos hechos delictivos (...), como son abuso de superioridad y administración social fraudulenta", dice Toro.

Pero ante esas sospechas "no existe proporcionalidad, ni necesidad"ni "urgencia"para la adopción de esta medida", recalca para añadir a continuación que la "posible"vulneración de derechos fundamentales como la libertad "abocarían en una necesaria como irremediable nulidad de la actuación o diligencia que sobre esa base irregular se acordase".

Por ello, insiste en que además de la "apariencia de buen derecho", Manos Limpias debería de haber acreditado que el hecho "presenta visos de verosimilitud"y que la medida que reclama es necesaria y urgente, cosa que no ha hecho.

"Sólo existen sospechas y es necesaria una investigación más amplia para poder tener elementos suficientes para que las sospechas sean al menos indicios que, por ahora, no tenemos", concluye.