MENÚ
domingo 23 septiembre 2018
10:02
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

El ministro que no da puntada sin hilo

Tiempo de lectura 2 min.

03 de abril de 2013. 02:39h

Comentada
Cecilia García.  3/4/2013

Había que frotarse los ojos una y diez veces para caer en la cuenta de que en ocasiones las apariencias se tornan en un trasunto de la realidad. No fue así, pero por cantidad, ayer se podía haber celebrado un Consejo de Ministros de puertas abiertas en LA RAZÓN. El protagonista, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, que estuvo arropado por compañeros de Gabinete como Alberto Ruiz-Gallardón, José Manuel García-Margallo, Ana Pastor, Pedro Morenés, Fátima Báñez y Ana Mato. Exceptuando en La Moncloa, ni siquiera llegan a coincidir tantos en un mismo lugar en una sesión ordinaria del Congreso. Eso dice mucho sobre la expectación ante lo que iba a decir Montoro, que para empezar, pidió «perdón a los ciudadanos por el esfuerzo realizado por la subida de impuestos», palabras que le honran a él y al Ejecutivo que preside Mariano Rajoy. Acostumbrado a no dar puntada sin hilo, Montoro, aprovechando que estaban en la sala el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, y del Atlético, Enrique Cerezo, animó a los clubes de fútbol a estar a «bien» con Hacienda. Puede que ni Pérez ni Cerezo fuesen los interlocutores más adecuados con la que está cayendo en otros equipos, pero ahí lo dejó, como quien no quiere la cosa.

Atentamente le escuchaban el presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago; el vicesecretario de Política Territorial, Javier Arenas; la alcaldesa del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella; la presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez, el asesor de Telefónica, Rodrigo Rato –que miraba atentamente las portadas del periódico que decoraban el salón–, el secretario de Estado para las Administraciones Públicas, Antonio Beteta, y el presidente de la Asamblea de Madrid, José Ignacio Echevarría.

Ayer, el número de negritas por metro cuadrado en la sede de LA RAZÓN era significativo. Al secretario de Política Local del PP, Manuel Cobo, que se saludó efusivamente con Ruiz-Gallardón, hay que sumar al ex alcalde de la capital, José María Álvarez del Manzano; Concepción Dancausa; la ex ministra Isabel Tocino, Luis de Grandes...

El mundo de la comunicación estuvo representado por el presidente de la agencia EFE, José Antonio Vera; el miembro del consejo de administración de Atresmedia, José Miguel Contreras, que llegó junto al director general del Área de Televisión de Atresmedia, Javier Bardají. También estuvo presente la directora de la revista femenina «Grazia», Charo Izquierdo.

La cultura también estuvo presente al asistir Enrique Cornejo, que no daba a basto a las llamadas de móvil, Antonio del Real y Laura Valenzuela, a la que le pilló un atasco inoportuno.

Uno de los instantes que no pasó inadvertido fue el cariñoso saludo que dio Carmen Lomana a Paloma Segrelles, que acudió junto a su esposo y su hija Paloma.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs