La Razón
La RazónLa Razón

Aunque a paso lento y con precaución comienzan a llegar algunas noticias esperanzadoras para la economía española, que poco a poco empieza a ver algo de luz al final del túnel. Tanto los expertos como los indicadores apuntan a que España podría regresar a la senda del crecimiento en la segunda mitad de este año. La eurozona ya crece –con más fuerza de lo esperado–, impulsada por los buenos datos de Alemania y Francia, y si a nuestros vecinos les va bien, es muy posible que a España también le vaya bien. La temporada turística está registrando datos excelentes y las exportaciones tiran del carro. De hecho, nuestro país cuenta por primera vez con superávit comercial. El paro, aunque aún se encuentra en cifras inasumibles, empieza a reducirse tímidamente, al tiempo que España respira tranquila una vez alejado el fantasma del rescate. La prima de riesgo cae sin prisa pero sin pausa y se aproxima ya a la tranquila zona de los 200 puntos básicos, frente a los 648 a los que llegó a estar en los peores momentos de la crisis de deuda. Y eso, además de sacar a España de la zona de riesgo de rescate, supone un ahorro considerable en los intereses de la deuda. La única incógnita es cuándo se recuperará el consumo interno en nuestro país.