FMI

España será la única gran economía con el paro por encima del 11% hasta 2025

Ningún país tendrá un desempleo a doble dígito. España tampoco logrará dejar su inflación en el 2% que reclama el BCE

Logo del Fondo Monetario Internacional (FMI)
Logo del Fondo Monetario Internacional (FMI)Yuri GripasREUTERS

Una de cal y dos de arena. Así ve el Fondo Monetario Internacional (FMI) el futuro a medio plazo plazo de la economía mundial en su último informe de perspectivas de crecimiento (WEO), que actualiza las cifras publicadas en enero pasado. En él, mejora una décima las previsiones económicas mundiales para este año, mientras que para 2025 mantiene sus pronósticos previos y prevé que la economía crecerá también un 3,2%. Así, eleva dos décimas las previsiones de crecimiento de las economías avanzadas hasta el 1, % este año gracias a las buenas perspectivas de la economía estadounidense, que crecerá el 2,7% este año, y mantiene en el 1,8% las de 2025. Para la zona euro las noticias no son tan buenas y continúa empeorando sus previsiones, apuntando que crecerá una décima menos de lo estimado en enero, el 0,8%, por el empeoramiento del crecimiento de Alemania (tres décimas, hasta el 0,2%) y de Francia (también tres décimas y el 0,7%).

Mejores perspectivas prevé para España, aunque alerta de varios problemas, incluido el empleo y los precios. Por ello, confirma que la economía patria crecerá el 1,9% en 2024, cuatro décimas más de lo que el Fondo calculó en sus anteriores previsiones en enero, y el 2,1% en 2025, lo mismo que pronosticaba el pasado enero, gracias a la buena marcha del consumo, la renta disponible gracias a la subida de los salarios y la mejora de la cartera de servicios y turismo, así como el impacto de los fondos europeos Next Generation, que tendría que empezar a impactar en la economía real.

El FMI apunta que esta mejoría se debe a un desempeño económico "muy sólido" en el último trimestre de 2023 y a las señales de los indicadores económicos de principios de 2024, que "mantienen un buen impulso y una gran capacidad de recuperación".

Pero no todo es color de rosa. El Fondo ha rebajado una décima su previsión de crecimiento de la eurozona para este año, hasta el 0,8%, y en dos décimas la de 2025, hasta el 1,5%, con Alemania y Francia ralentizando el empeño general y España como la economía que más va a crecer entre los grandes. Sin embargo, también alerta sobre que la española será la única del euro con el paro en doble dígito este año –prevé que la tasa de desempleo se reduzca cinco décimas en 2024, hasta el 11,6%, y apenas tres décimas en 2025 (11,3%)–, muy lejos de la media europea (6,6%).

El FMI deja en agua de borrajas que el Gobierno cumpla con la promesa que hicieron al unísono el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su entonces ministra de Economía, Nadia Calviño -ahora presidenta del Banco Europeo de inversiones-, de lograr el pleno empleo en esta legislatura, dando la razón al Banco de España, que fue el primero en negar que ese objetivo fuera alcanzable. Esas mínimas tres décimas de rebaja entre 2024 y 2025 deja claro que la reducción del número de desempleados llegará únicamente por aumento de la ratio de la población activa ocupada.

Además, también será la última gran economía en controlar la inflación –al 2,7% este año y al 2,4% en 2025–, por encima del 2% que exige el BCE. Y la situación tendrá pocos visos de mejora augura un nuevo despegue de la inflación, el encarecimiento del precio del petróleo o un proceso más lento de bajada de los tipos de interés si el conflicto en Oriente Medio se extiende. Estos son algunos de los riesgos a los que se enfrenta la economía mundial si se produce una escalada de tensión en la guerra palestino-israelí.