Pensiones

España se sitúa a la cola de Europa en ahorro para la jubilación: más de la mitad de españoles no lo hace

Presenta la segunda tasa más alta de Europa de personas que no ahorran para la jubilación, tan sólo después de Finlandia, según Insurance Europe

Un grupo de jubilados en un parque madrileño
Un grupo de jubilados sentados en un parque larazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@54c2060e

El 51% de los españoles afirma no estar ahorrando para la jubilación, frente al 39% de los europeos, según recoge la III Encuesta Paneuropea de Pensiones 2023 de Insurance Europe, la federación europea de asociaciones de aseguradoras, y recoge la patronal Unespa. Este sondeo, que se realizó durante los meses de junio, julio y agosto a más de 15.000 ciudadanos de 15 países europeos, indica que España presenta la segunda tasa más alta de Europa de personas que no ahorran para la jubilación, por detrás de Finlandia.

Además, indica que el 57% de los españoles de entre 18 y 35 años no ahorra para su jubilación, un porcentaje que cae al 49% para los españoles de entre 36 y 50 años. A partir de los 51 años, la tasa de ciudadanos que no prepara su jubilación se sitúa en el 47%. En cambio, Unespa resalta que en el resto de países europeos "las personas presentan una propensión al ahorro mayor y más homogénea entre las distintas cohortes de edad".

Entre los españoles que ahorran, un 26% afirma hacerlo a través de un producto individual de pensiones (frente al 28% de media europea), otro 13% por medio de un plan de empleo (frente al 32% de todos los europeos) y un 11% mediante otros productos de inversión (en línea con los europeos) excluyendo depósitos y fondos de inversión.

La nueva edición de la encuesta incluye una pregunta sobre el impacto del actual escenario económico, marcado por la inflación y el encarecimiento de la vida, sobre los planes de los ahorradores. En el conjunto de Europa, el 47% de los ciudadanos sostiene que continúa ahorrando como antes. En cambio, en España esta tasa es del 30% y se presenta como la segunda más baja de Europa, sólo por detrás de Portugal.

En cuanto a los españoles que sí reconocieron un cambio en sus hábitos de ahorro, la encuesta destaca que el 29% pospuso su acción de ahorrar para el retiro, el 22% redujo sus aportaciones, el 6% las aumentó y el 5% rescató su plan de ahorro a largo plazo.

Actitud hacia el ahorro

Sobre la actitud hacia el ahorro, el sondeo refleja que más de la mitad de los españoles desearía empezar a ahorrar para su jubilación, pero la previsión de que lo vayan a hacer varía. Un 30% afirma que no se lo puede permitir, un 13% sostiene no disponer de suficiente información sobre cómo realizarlo y apenas un 9% planea comenzar a hacerlo próximamente. Entre tanto, el 8% de los encuestados en España no está interesado en ahorrar a través de productos específicos de previsión social complementaria porque tiene otros recursos financieros en los que apoyarse. El último 30% señala no estar interesado en ahorrar por otros motivos.

Los resultados de la encuesta arrojan luz sobre las preferencias a la hora de ahorrar. Un 80% de los españoles prefiere, al vencimiento de su plan, la seguridad de recibir una suma similar a la aportada al invertir en productos garantizados al vencimiento, mientras que el 20% se decanta por aspirar a rentabilidades más altas asumiendo el riesgo de perder parte del capital invertido. En este ámbito, la actitud de los españoles es muy similar a la de otros europeos.

Comparación con 2021

Unespa recuerda que la última vez que Insurance Europe realizó esta encuesta fue en 2021. En comparación, los resultados de la nueva edición son algo mejores. Por un lado, se ha reducido en seis puntos el porcentaje de españoles que no ahorra para la jubilación, mientras que, por otro, la proporción deencuestados que planea empezar a hacerlo próximamente ha subido en dos puntos.

También se ha reducido en dos puntos el porcentaje de españoles que atribuyen su falta de ahorro al desconocimiento de los productos financieros que existen, lo que supone que los ciudadanos cada vez conocerían mejor las alternativas de que disponen para ahorrar de cara a la jubilación.