Vivienda

Estos son los gastos que debe pagar al comprar una vivienda

Para comprar una casa será necesario contar con unos ahorros de entre el 30% y el 35% del precio de la vivienda

Llaves en la puerta de una casa
Llaves en la puerta de una casaSommart Sombutwanitkul (Shutterstock)freemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@54c2060e

 Comprar una casa entra en los planes de futuro de muchas personas en nuestro país, sin embargo, aquellos que decidan dar el paso de convertirse en propietarios deben conocer los gastos e impuestos que acarrea la adquisición de una propiedad. Para comprar una casa será necesario contar con un mínimo de ahorros, entre el 30% y el 35% del precio de la vivienda, para poder hacer frente a los gastos e impuestos asociados a la operación. En este sentido, el portal inmobiliario Fotocasa explican cuáles son estos gastos que tendrá que hacer frente al ser propietario.

Gastos de la compraventa

  • La entrada: las entidades financieras, por norma general, suelen conceder hasta un 80% del precio de una vivienda, mientras que los compradores deben aportar un 20% de sus ahorros para la adquisición de un inmueble. El pago de la entrada se dividirá en un pago adelantado al firmar el contrato de arras –10%– y el otro en el momento de la firma de la compraventa ante notario –10%–.
  • Escritura pública: este es un documento imprescindible para inscribir la vivienda en el Registro Público de la Propiedad que se realiza en la notaría. Los honorarios de notaría están regulados por el Estado y su coste es de entre el 0,2% y 0,5% del precio de la vivienda.
  • Inscripción en el Registro de la Propiedad: inscribir el inmueble en el Registro de la Propiedad tiene un coste que suele oscilar entre el 0,1% y el 0,25% en función del precio de la vivienda.
  • Honorarios de la gestoría y de la inmobiliaria: la gestoría tramitará la inscripción de la vivienda y el propietario deberá pagar unos honorarios que rondan los 300 euros. Asimismo, "lo más común es el vendedor se encargue de los honorarios de la inmobiliaria, aunque en algunas compraventas se opta por pagarlo a medias", explica el portal inmobiliario.

Impuestos

  • Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales (ITP): este impuesto se aplica en el caso de la compraventa de inmuebles de segunda mano. Este impuesto autonómico dependerá de cada comunidad, oscilando entre el 6% y el 10%.
  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA): en el caso de la compra de una nueva vivienda, los compradores deberán abonar el 10% sobre el precio del inmueble. No obstante, existe un impuesto reducido de hasta el 4% para viviendas de protección oficial.

Gastos de la hipoteca

  • Tasación de la vivienda: para poder solicitar una hipoteca al banco será necesaria una tasación oficial de la vivienda para evaluar su precio y conceder el 80% del mismo. El coste suele rondar los 300 euros.
  • Comisión de apertura y de los productos asociados: el préstamo hipotecario puede tener una comisión de apertura –que ronda entre el 0,5% y el 3% sobre la cantidad prestada– y también comisiones por los productos vinculados a este crédito.
  • Seguro de vida: el banco solicitará contratar un seguro de vida a los titulares de la hipoteca, cuyo precio variará en función del seguro, la edad y otros factores.

Gastos recurrentes

  • Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI): este es un impuesto anual que debe pagarlo el propietario del inmueble el 1 de enero del año de la venta. Sin embargo, el portal inmobiliario asevera que el Tribunal Supremo aprobó en 2016 una sentencia "en la que estipula que el vendedor puede repercutir al comprador la parte proporcional del impuesto por los días pendientes hasta final de año (salvo que se pacte lo contrario)".
  • Seguro de hogar: además del seguro de vida, al convertirse en propietarios de un inmueble también se deberá contar con un seguro de hogar. El coste será anual y dependerá del perfil del propietario y de las características de la vivienda.
  • Gastos de comunidad: estos gastos serán según lo pactado por el edificio y el resto de vecinos, y lo habitual es que la parte vendedora se haga cargo hasta el día de la venta. A partir de ese momento corresponden a la parte compradora. Además, también se deberán tener en cuenta otros gastos como el impuesto de residuos y otros impuestos municipales.