MENÚ
viernes 16 noviembre 2018
04:18
Actualizado
  • 1

Europa se vuelve a abonar al déficit

Italia y Francia avisan de que no cumplirán su objetivo, que ya fue modificado al alza para España.

  • Europa se vuelve a abonar al déficit
Madrid/Roma.

Tiempo de lectura 2 min.

28 de agosto de 2018. 23:54h

Comentada
Erik Montalbán/Ismael Monzón.  Madrid/Roma. 28/8/2018

Europa vive una nueva etapa en la que la austeridad impuesta por la crisis está empezando a dar paso a un gasto público más alegre, impulsado por los nuevos gobiernos de países como España, Italia o Francia. En consecuencia, el déficit no termina de bajar todo lo que la Unión Europea desearía y la Comisión ha alertado varias veces de que hasta seis países podrían incumplir este año los objetivos de estabilidad marcados por Bruselas. Además de Francia e Italia, Bélgica, Austria, Portugal y Eslovenia estarían en riesgo de incumplimiento. En el caso de España no se trataría formalmente de una incumplimiento del déficit, ya que la UE ha dado recientemente un mayor margen a nuestro país, elevando el objetivo desde el 2,2% inicial al 2,7%. Algo que quiere aprovechar el Ejecutivo de Pedro Sánchez para elevar el gasto en unos 6.000 millones de euros. En cualquier caso, para ello primero tiene que lograr sacar adelante los Presupuestos de 2019, cuya aprobación podría retrasarse varios meses.

El vicepresidente italiano Luigi Di Maio reconoció ayer mismo que el límite del 3% del déficit impuesto por la Unión Europea no será un dogma para su gabinete. «No lo excluyo, todo puede ser, aunque ahora estamos trabajando en la ley de Presupuestos», respondió en una entrevista en «Il Fatto Quotidiano». Los mercados y analistas esperan con inquietud ese documento, ya que el programa de Gobierno elaborado por el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga puede suponer un gasto de unos 130.000 millones.

Las medidas de ambos partidos combinan un aumento en los subsidios de desempleo –anunciada en un primer momento como renta básica de ciudadanía–, un importante recorte de impuestos y la reforma de las pensiones. Los expertos dudan de que vayan a incluir todo esto en las próximas cuentas, pero desde Roma ya advierten de que las recetas de Bruselas no serán escuchadas. En las últimas semanas, el M5E ha insistido en renacionalizar las concesiones de las autopistas, con el consiguiente gasto que supondría, y el choque con la UE por la gestión migratoria ha llevado al Gobierno a amenazar con dejar de pagar sus contribuciones comunitarias.

Todo esto ha provocado una fuga de inversiones extranjeras de 72.000 millones de euros en los últimos dos meses. El déficit italiano cerró en el 2,3% el pasado año, su deuda pública continúa por encima del 130% y el fin del mandato en el BCE de Mario Draghi y su política de estímulos podría suponer nuevas dificultades para Italia.

En el caso de Francia, el Gobierno reconoció el pasado lunes que unas condiciones menos favorables de las esperadas tendrán efecto sobre las finanzas públicas, lo que situará el déficit este año en el 2,6% del PIB, tres décimas por encima el objetivo fijado hasta ahora. Además, para 2019 se prevé que la economía gala crezca un 1,7%, frente a la previsión oficial inicial, que era del 1,9%.

Últimas noticias