MENÚ
jueves 24 enero 2019
08:08
Actualizado

Guindos ve un 2018 «bueno» para la economía española

El ex ministro de Economía y próximo vicepresidente del BCE es optimista sobre el presente económico español.

  • Luis de Guindos cree que ahora, tras superar la crisis, lo más importante es que España no cometa errores
    Luis de Guindos cree que ahora, tras superar la crisis, lo más importante es que España no cometa errores

Tiempo de lectura 2 min.

16 de marzo de 2018. 00:07h

Comentada
16/3/2018

El Consejo de Europa, la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, designará finalmente, en su reunión de los próximos 22 y 23 de marzo, a Luis de Guindos vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), puesto del que tomará posesión a principios de junio, en sustitución del portugués Vítor Constãncio, con lo que España recupera su presencia en el Comité Ejecutivo de la institución que preside Mario Draghi.

Luis de Guindos, que deja atrás su etapa de ministro de Economía, en la que tuvo que apechugar con el punto álgido de la Gran Recesión, cuando España estuvo al borde del precipicio, constata «una mejora sustancial en los últimos años». «Evitamos el colapso –admite–, pero estuvimos a punto del rescate total, aunque logramos evitarlo y ahora la economía española es competitiva».

El exministro de Economía, hasta su incorporación definitiva, acudirá un día casi todas las semanas por la sede de Fráncfort del Banco Central Europeo, en lo que sería una primera toma de contacto con sus futuras responsabilidades. De Guindos, ahora, es optimista sobre el presente de la economía española: «El año 2018 –comenta– va a ser bueno para España. Este primer trimestre del año el crecimiento del PIB puede ser incluso mejor que el cuarto de 2017, que llegó al 0,7% trimestral», lo que significaría por lo menos un 0,8%, que sería el mismo porcentaje alcanzado en el primer trimestre de 2017. No obstante, también defiende que «quedan cosas por hacer» y, sobre todo, que lo más importante ahora es «no cometer errores».

Luis de Guindos tiene casi dos meses, hasta el próximo junio, para instalarse en Fráncfort, la ciudad en la que vivirá los próximos ocho años. Su primera y más urgente ocupación consiste en buscar una vivienda que reúna las características adecuadas, luego realizar el traslado e instalarse para conocer poco a poco las cuestiones fundamentales del BCE. Conoce la ciudad, pero nunca ha vivido allí. Sabe que los inviernos son duros, pero está convencido de que el resto del año puede ser un lugar agradable, aunque en sus planes futuros figuran visitas de fin de semana a Madrid, en donde vive su nieta y también viajes por Europa.

Últimas noticias