MENÚ
lunes 26 agosto 2019
01:01
Actualizado

Hacienda rastrea cuentas catalanas en BPA para buscar «dinero negro»

  • Las oficinas de BPA registraron ayer grandes colas de clientes que quisieron sacar dinero de los cajeros.
    Las oficinas de BPA registraron ayer grandes colas de clientes que quisieron sacar dinero de los cajeros.

Tiempo de lectura 4 min.

17 de marzo de 2015. 13:51h

Comentada
17/3/2015

El Ministerio de Hacienda ha detectado la presencia de un número significativo de clientes catalanes con dinero de procedencia española en el Banco Privado de Andorra (BPA). Ante las fuertes acusaciones de colaboración en el blanqueo de capitales que pesan sobre la entidad, intervenida por el Gobierno del Principado el pasado miércoles, la Agencia Tributaria (AEAT) rastrea las cuentas catalanas en el banco en busca de posibles delitos como fraude fiscal o evasión de capitales. Según informan fuentes financieras, la investigación aún no está muy avanzada, ya que la prioridad de los actuales gestores de la firma es que recupere «cierta normalidad operativa» previa a la liquidación de activos, informan fuentes financieras.

La clave de la investigación paralela de Hacienda reside en el modelo 720, por el que los contribuyentes españoles deben informar de los bienes y derechos que tienen en el extranjero. La AEAT tiene fundadas sospechas de que una porción relevante de los clientes catalanes evadieron capitales a través de BPA y que, por tanto, no presentaron el citado modelo tributario. Con esta premisa, el organismo que dirige Santiago Menéndez espera detectar fondos relevantes en la entidad para lograr aumentar los ingresos de la lucha contra el fraude.

Además, Hacienda ya adelantó la semana pasada que iniciaría una investigación sobre aquellos clientes españoles de la entidad andorrana –y de su filial, Banco Madrid, adquirida en marzo de 2010– que se sumaron a la amnistía fiscal en 2012. Entonces, varios contribuyentes presentaron una declaración tributaria «especial» a través del modelo 750, pero la AEAT cree que varios clientes de BPA no regularizaron todos los fondos que tenían en el banco andorrano. Es más, el organismo también pretende encontrar «dinero negro» que estaba oculto en el grupo financiero.

Las reuniones a tres bandas entre el Banco de España, el regulador bancario andorrano (INAF) y responsables del Tesoro norteamericano avanzan y los planes para el futuro de la entidad se van definiendo. Fuentes financieras apuntan que los nuevos gestores del banco, Carles Salvadó, Santiago Guillén y Joan Quera, necesitan «tiempo para trabajar» y que la situación ahora es de «nerviosismo, pero no de pánico».

El futuro de la entidad

Según cálculos preliminares, la entidad será liquidada en un corto espacio de tiempo, probablemente a finales de marzo o principios de abril, según las mismas fuentes. No obstante, para que los activos de la entidad sean troceados para abonar las correpondientes obligaciones financieras, la investigación judicial debe haber terminado y BPA debe poder operar con normalidad.

Precisamente ayer, Euroclear, que es uno de los cuatro corresponsales de BPA, ya abrió ayer su línea para que los clientes de la entidad andorrana puedan mover los depósitos, los fondos y el capital de su propiedad invertido y gestionado por el banco andorrano. Tal y como adelantó LA RAZÓN ayer, el banco sufrió una avalancha de órdenes de retirada de capitales que fueron dirigidos a las otras cuatro entidades del Principado (AndBank, Grupo Crèdit Andorrà, MoraBanc y BancSabadell d’Andorra).

Los otros dos bancos corresponsales de BPA en euros –uno español y otro francés– abrirán sus líneas previsiblemente en las próximas horas, convencidos de que la investigación está transitando por los caminos adecuados. La negociación con la entidad que opera en dólares es más lenta por las implicaciones de la denuncia del Tesoro de EE UU, que realmente fue el detonante de la crisis del grupo. De momento no se ha producido contagio con otras entidades andorranas, que ayer operaban con normalidad.

La Fiscalía Anticorrupción, por su parte, remitió ayer a Andorra una parte de la documentación que obra en la causa en la que investiga la trama de blanqueo de capitales supuestamente liderada por el chino Gao Ping. Esta supuesta operativa delictiva fue desarticulada en la «operación Emperador» en octubre de 2012, según informa Efe.

A raíz de la intervención de Banca Privada de Andorra (BPA), la Fiscalía General de Andorra pidió el pasado miércoles a Anticorrupción documentación de las diligencias previas 131/2011 –las que dieron lugar a la «operación Emperador»– a través de una comisión rogatoria, la cual fue cumplimentada al día siguiente.

Entre la documentación que Anticorrupción ha remitido a Andorra figura una serie de documentos que obran en la causa, así como una agenda y un vídeo relacionados con la investigación a esta trama, que se calcula blanqueaba entre 200 y 300 millones de euros al año.

Últimas noticias