MENÚ
domingo 18 agosto 2019
13:51
Actualizado

Hacienda y las CC AA se olvidan del copago por consulta

Tiempo de lectura 4 min.

01 de agosto de 2014. 02:33h

Comentada
1/8/2014

Madrid- El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y las comunidades autónomas finalmente no abordaron ayer, en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), la batería de medidas que las autonomías presentaron con anterioridad para su estudio y que afectaban a la Sanidad, como el copago por asistencia a consulta médica y las urgencias o el pago por las recetas. El sector sanitario expresó su completo rechazo a todas estas medidas. Fuentes de Hacienda explicaron a Europa Press que las más de 70 medidas de corte sanitario, incluidas en un total de 255 «para la racionalización y mejora de la eficiencia del gasto público» del documento redactado por un grupo de trabajo creado ad hoc el pasado mes de junio, no se trataron en la reunión y ningún consejero lo reclamó así. Tampoco avanzaron si serán tratadas en la próxima reunión que mantendrá el consejo.

Se trata de unas propuestas que, tal y como aseguró el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, fueron planteadas por las comunidades y no por el Ejecutivo. De hecho, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad descartó de inmediato que se fuera a implantar cualquier fórmula de copago sanitario después de lograr una «estabilidad» en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Entre las medidas incluidas en el citado documento, figuran el copago por la falta de asistencia a citas, el de asistencia a consulta médica y de Urgencias, el de prestaciones ortoprotésicas y el copago por interrupciones del embarazo y fecundaciones in vitro. Asimismo, figura la posibilidad de establecer una cuantía mínima por expedición de recetas a los pacientes, diferenciando entre pensionistas y trabajadores activos, además de tener en cuenta a los enfermos crónicos la posible desgravación fiscal para ciudadanos con seguro médico privado; la revisión de la cartera de servicios; la regulación de los turnos médicos y centralización de las guardias y la posibilidad de establecer una regulación «más clara» para la atención sanitaria a la población de inmigrantes de nuestro país. También se plantean alternativas de cómo controlar el número de prescripciones por pacientes, el alquiler de instalaciones al sector privado, el cobro de aparcamientos en los hospitales, el establecimiento de tasas hosteleras en los centros médicos y la compensación económica específica a las autonomías por el incremento del IVA sanitario. Estas propuestas se acogieron con críticas por la mayor parte del sector sanitario, así como por los pacientes. De hecho, el colectivo de médicos, las diversas clínicas privadas, los sindicatos y las asociaciones de pacientes las calificaron de «inaceptables», «intolerables» e, incluso, de «altamente negativas».

Rechazo de los médicos

Desde las vocalías de la Organización Médica Colegial (OMC) mostraron también su rechazo al considerar que los copagos planteados son «intolerables e injustos» porque pueden suponer un «aumento» de la «desigualdad y exclusión» en el cuidado de la salud de las personas más desfavorecidas, generando así «daños irreparables» para sus vidas. Asimismo, el Colegio de Médicos de Madrid aseguró que generarían un «perjuicio» para parte de la población. española. Por parte de las organizaciones médicas, la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha comentado que, a pesar de algunas propuestas "parecen sensatas", la mayoría son "inaceptables", tanto en el ámbito de las que afectan directamente a los profesionales como las que "atentan directamente" contra

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs