La alta velocidad de España, la mejor de Europa y la tercera a nivel mundial

El AVE consta de 2.852 km de vías en funcionamiento, 904 km en construcción, una velocidad máxima comercial operativa de 310 km/h y un récord de velocidad de 404 km/h

Inauguración de la nueva línea AVE que une Madrid, Antequera y Granada
Inauguración de la nueva línea AVE que une Madrid, Antequera y Granada

El AVE consta de 2.852 km de vías en funcionamiento, 904 km en construcción, una velocidad máxima comercial operativa de 310 km/h y un récord de velocidad de 404 km/h

Los trenes de alta velocidad son una de las mejores infraestructuras que tiene nuestro país. Un ranking mundial elaborado por Omio revela que España se sitúa en primera posición a nivel europeo y en tercer lugar a nivel mundial en cuanto a la calidad de sus líneas ferroviarias.

A pesar de las diversas críticas que ha recibido por la baja calidad del servicio en algunas zonas del territorio nacional, Omio otorga un gran valor a las prestaciones que la red de trenes de alta velocidad ofrece en España. Este estudio utiliza tres variables para elaborar el ranking: la velocidad comercial operativa y récord de máxima velocidad, la longitud de la vía en funcionamiento y la longitud de la vía en construcción.

En el caso español, el AVE dispone de 2.852 km de vías en funcionamiento, 904 km en construcción, una velocidad máxima comercial operativa de 310 km/h y un récord de velocidad de 404 km/h, que le sitúa a la cabeza a nivel europeo y en tercera posición a nivel mundial, por detrás de China y Japón.

El nacimiento del tren data de la época de la revolución industrial, allá por el siglo XIX, y la alta velocidad no llegó hasta los años 60. Japón fue el país pionero en instalar líneas de 200 km/h o superior (velocidad a partir de la cual se considera alta velocidad), y Francia se convirtió, 20 años después, en el primer país de nuestro continente en instalarlo.

Trasladándonos al presente, España es en el país de Europa con más kilómetros de vías de alta velocidad en construcción, seguido de Austria y del Reino Unido. El AVE conecta Málaga por el sur, Barcelona por el norte y Valencia por el este y tiene casi el doble de longitud en funcionamiento que Alemania.

En cuanto a la velocidad máxima comercial operativa, el AVE es el quinto tren más rápido del mundo, superado por el CR400BF chino, el Shinkansen japonés, el RGV-M marroquí y el TGV POS francés. Este último es el tren con mayor récord de velocidad, alcanzando los 575 km/h.

Otro dato llamativo que destaca de este informe es la importancia de las doce empresas españolas que participaron en el proyecto para unir La Meca y Medina, ciudades de Arabia Saudí. El Ferrocarril de Alta Velocidad de Haramain ha sido calificado como el proyecto más ambicioso concedido a empresas españolas fuera de España, que se calcula que transportará a 50 millones de pasajeros al año. Esta línea fue inaugurada en octubre de 2018 y en 2011 fue adjudicada por un total de 6.736 millones de euros.

Para realizar la clasificación mundial se ha calculado cada uno de los factores anteriores con una representación del 25% de la puntuación global de cada país. Las puntuaciones se estandarizaron para ofrecer una puntuación final entre 0-100 (siendo 0 el rango más bajo y 100 el más alto). De este modo, China ha obtenido un 100 en cuanto a puntuación y España, un 83.3.