La digitalización y la nueva financiación

Bravo Capital analiza la transformación tecnológica y apoya a España en esta digitalización con un curso con varios «partners» potentes

La transformación digital demanda
La transformación digital demanda

En el pasado capítulo, hemos hablado del proceso de internacionalización de la empresa española, y hemos compartido la aparición de novedosos procesos de automatización, a través de la aplicación de «software» y la automatización de los servicios. Los procedimientos se simplifican a manos de la tecnología permitiendo a la mano de obra humana centrarse en actividades menos mecánicas y más innovadoras. Dicha transformación digital no sólo ocurre en el mundo empresarial, también se encuentra en el ámbito familiar teniendo como principal impulsor la expansión de internet en los hogares. Este hecho ha suscitado nuevas formas de consumo, un nuevo canal de distribución de los productos, así como una nueva forma de relacionarse con el entorno.

La primera derivada de este proceso de digitalización ha sido la aplicación de la tecnología para disminuir costes o para ampliar el número de clientes atendidos a la vez y, por lo tanto, generar mayor valor añadido a la empresa que lo aplica. Pero esta digitalización ha generado un efecto muy importante: la enorme cantidad de datos en el sistema.

Si atendemos a la evolución de las marcas más potentes, según el ranking «Best Global Brands», elaborado por Interbrand, podemos analizar el aumento del peso de las marcas tecnológicas. Las empresas tecnológicas han aumentado su protagonismo entre los consumidores a lo largo de los años 2007 y 2016. Si observamos el año 2007, Coca-Cola era la marca más valiosa; mientras que en el año 2016 era superada por las empresas Apple y Google. Ser una de las marcas más relevantes para los consumidores supone convertirse en una multinacional con un largo número de empleados y recursos. Este auge de empresas tecnológicas provoca la enorme necesidad de capital humano con unos perfiles marcadamente tecnológicos. La pregunta señala un punto importante de nuestro mundo actual. ¿Qué hacer con los datos generados por la digitalización?

Para explotar la infinidad de datos generados, surge la necesidad de personal capacitado y con mentalidad analítica. El análisis de datos ya no se considera especialidad de un único sector profesional. Analizar datos no es privilegio de un departamento de Analítica o de «big data», es obligación de todos en la empresa. Estamos ante un cambio sin vuelta.

Toda esta transformación nos conduce hacia el nacimiento del perfil del empleado del futuro. Un profesional que sepa de su área de conocimiento y que además, tenga conocimiento analítico, de tecnología y de programación. Por tanto, resulta lógico pensar que los nuevos profesionales que se incorporen al mercado laboral comenzarán a complementar o especializar su formación con materias relacionadas con la tecnología, como pueden ser la programación o el análisis de datos.

Estos nuevos perfiles profesionales y los nuevos modelos de negocio cambian drásticamente el tipo de análisis financiero que se venía realizando en las empresas. Por el lado de la financiación, este nuevo activo llamado DATO (y su uso) pasa a tener un valor mucho mayor que el propio negocio. (Si no fuera así, la valoración de Uber en 62 billones de dólares no sería lógica, estando todavía en pérdidas en 2016).Actualmente, solo la financiación alternativa a la bancaria, como la que ofrece Bravo Capital, está siendo capaz de dar respuesta a las nuevas necesidades y las diversas realidades del mundo digital. Por ejemplo, para la banca el sector de alta tecnología es sinónimo de alto riego, pero en muchos casos vale el concepto de «high risk – high reward», donde un inversor quiere asumir más riesgo a cambio de una recompensa mayor. Para estos casos, lo ideal son productos modernos, que entienden estos riesgos y los mitigan. Por poner un ejemplo, a través del «crowdlending», los fondos de deuda permiten invertir de forma diversificada en muchas empresas, y por lo tanto, disminuyen el riesgo de pérdida al diversificar su inversión. Veremos una generación de padres que han visto cómo el mercado laboral se ha inundado de ofertas para perfiles tecnológicos. En definitiva, nos encontramos ante un incremento exponencial en la demanda de educación en materia tecnológica y la consiguiente búsqueda de nuevas fuentes de financiación alternativas a la bancaria. Es en este momento histórico, cuando encontramos la respuesta a la necesidad de una empresa como Bravo Capital. Bravo Capital nace para satisfacer las necesidades de financiación de las empresas españolas. La participación de éstas en proyectos internacionales, donde nuevos activos pasan a ser importantes, y los plazos de pago se convierten en dinámicos hacen necesario contar con un «partner» financiero como Bravo Capital. ¡Bienvenidos a nuestra nueva generación!

Desde Bravo Capital queremos poner en evidencia está importancia y para eso nos hemos juntado con varias empresas y escuelas de negocios colaboradoras para ofrecer gratis un curso on- line de introducción a la analítica de datos y Big Data utilizando datos financieros reales de miles de empresas españolas. Se trata de aprender pasándoselo bien. Reserva ya su plaza accediendo a bigdata.bravocapital.es, porque el curso empieza el 16 de enero de 2017.

*Director de Rating de Bravo Capital