La empresa familiar atisba ya la recuperación

Constatan que la inversión extranjera en el país se ha reactivado en los últimos meses

La RazónLa Razón

«Parece que la economía va mejor». A medida que España va saliendo del bache en el que ha estado sumida los últimos año, esta simple frase se escucha cada vez con mayor frecuencia en los círculos económicos y empresariales. Ayer la pronunció José Manuel Entrecanales, presidente del Instituto de la Empresa Familiar, durante la inauguración del XVI Congreso Nacional de la Empresa Familiar. Allí, aunque aún con prudencia, el runrún de la recuperación suena con insistencia entre los empresarios, que perciben ya un cambio de tendencia. «Hay que apuntalar la recuperación con importantes medidas», dijo Entrecanales.

«La confianza en España ha aumentado y se está reactivando la inversión extranjera», dijo Javier Marín, consejero delegado de Banco Santander, que destacó que nuestro país es cada vez más competitivo. Para el directivo, los cimientos de esta recuperación son las reformas «valientes y decididas» del Gobierno, como la reforma laboral o la reducción del déficit, «dura pero necesaria». En este sentido, el Príncipe Don Felipe recordó que las empresas familiares son un elemento esencial del tejido productivo español «para generar empleo y riqueza», y contribuir a la «modernización» del país en un «complejo contexto económico» como el actual. Para John M. Scott, presidente de KPMG España, se observa una tendencia de las empresas hacia un «aumento de la inversión». Prueba de ello es el hecho de que un 86% de los empresarios cuestionados cree que se avecina una recuperación económica, si bien ésta será débil y con una limitada o nula creación de empleo. Sólo un 6% prevé una caída de sus ventas en 2014 –un 58% dice que aumentarán– y tres de cada cuatro invertirán en España el próximo año. No obstante, los empresarios tienen dudas respecto a buena parte de las últimas reformas del Ejecutivo, salvo la ley de unidad de mercado, y suspenden tanto a la ley de emprendedores, como la reforma energética y la de la Administración.

El Gobernador del Banco de España, Luis Linde, se refirió a la recuperación y la vinculó a la corrección de los desequilibrios. Con todo, avisó de que España tiene un problema con su deuda pública –cercana al 100% del PIB–, debido a la importante carga de intereses que supone. Asimismo, valoró las reformas del Gobierno, y destacó la solvencia de la banca española de cara a los próximos test de estrés.