La fábrica española no produce ninguno de los coches «trucados»

La RazónLa Razón

Ninguno de los motores turbodiésel que deben ser sometidos a revisión en todo el mundo han sido fabricados en la planta que el grupo automovilístico alemán tiene en nuestro país. La fábrica de Landaben, en Navarra, produce unidades del modelo Polo para todo el mundo, pero el Polo no es uno de los modelos sometidos a revisión. No se conoce, sin embargo, si algunos de los motores que han provocado la crisis están instalados en vehículos que circulan o han sido comercializados en España. La denuncia estadounidense afecta a unidades de los modelos de Volkswagen Jetta, Golf, Passat y Beetle, además de ciertos Audi A-3. Pero en la mayoría de los casos esos automóviles se han producido en plantas situadas en EE UU o en Puebla (México).

Industria anunció ayer la creación de una grupo de trabajo que siga «minuto a minuto» el caso.

Pero todos los vehículos que se venden en España pueden estar fuera de sospecha, ya que no son las marcas las que se autorregulan, sino que deben pasar un control en el Inta, Idae u otros laboratorios independientes de la Unión Europea. Claro que estos mismos también pueden ser engañados.

Por otra parte, aunque no hay un comunicado oficial al respecto, fuentes del sector han confirmado que el grupo alemán no se plantea la revisión de las inversiones a realizar en España. Continúan sin cambios los planes anunciados en mayo, según los cuales la planta Seat de Martorell recibirá 3.300 millones de euros y la de Landaben, otros 900. Unas inversiones destinadas a asegurar el desarrollo y continuidad de las dos factorías. Entre los planes conocidos para Martorell está la producción de modelos Audi, diversificando así la producción actual, casi en exclusiva de Seat. La fábrica de Landaben, por su parte, fue recietemente definida por la dirección del grupo como «una de las mejores en términos de productividad y flexibilidad».

El grupo VW, que es líder del mercado español con su marca matriz y con las marcas del grupo Seat, Audi, Skoda y Porsche, entre otras, da empleo directo en España a 22.000 personas, tiene una producción de automóviles estimada para este año en más de 800.000 unidades y su facturación en el pasado ejercicio se acercó a los catorce mil millones de euros. Hasta agosto ha vendido en España más de 170.000 turismos.