MENÚ
lunes 16 septiembre 2019
12:49
Actualizado

Normativa PSD2, la revolución de los medios de pago digitales ya está aquí

PSD2 mejora la seguridad, agiliza las transacciones digitales y permite que terceros puedan acceder a información bancaria de clientes, siempre que éste lo autorice

  • Normativa PSD2, la revolución de los medios de pago digitales ya está aquí
  • Normativa PSD2, la revolución de los medios de pago digitales ya está aquí

Tiempo de lectura 8 min.

13 de septiembre de 2019. 14:12h

Comentada
Cristina Ruiz.  13/9/2019

Usted quizá haya recibido en los últimos días un correo electrónico de su banco informándole que, desde este sábado, se aplica la nueva normativa europea sobre servicios de pago digitales, la conocida como PSD2.

Seguramente, también le hayan informado de que, a partir de ahora, para acceder a la banca online o a la aplicación, necesitará, además de su clave de acceso, un código de verificación, que le será facilitado por su propia entidad. Es lo que se conoce como sistema de autenticación reforzada («strong customer authentication»), y que es una de las medidas más destacadas de la nueva normativa.

¿Por qué es necesario este proceso?

El BOE publicó el pasado 24 de noviembre el Real Decreto Ley 19/2018, de servicios de pago y otras medidas urgentes en materia financiera. De esta forma, se realizaba la transposición de la Directiva 2015/2366 sobre servicios de pago digitales, conocida como PSD2 por sus siglas en inglés (Payment Directive Services 2), y se establecía como fecha para su aplicación el 14 de septiembre de 2019. La norma se complementa con el reglamento delegado que establece, entre otros aspectos, los requisitos para la aplicación de la autenticación reforzada del cliente, y que recoge que para realizar pagos online es necesario que se den dos de los siguiente tres factores: algo que el usuario posee (un smartphone), algo que sabe (un pin) o algo que es (una huella dactilar o un reconocimiento facial).

El sistema por el que ha optado la mayoría de la entidades es el del envío de un código a través de un SMS al teléfono móvil.

¿Qué es PSD2?

Aunque sus siglas en inglés recuerdan al nombre de una consola de videojuegos, en realidad, se trata de una directiva europea sobre medios de pago digitales, que mejora la seguridad y refuerza la protección en las operaciones y facilita, además, el desarrollo del conocido como «Open Banking», que pone al consumidor ante un nuevo universo de posibilidades en lo relativo a sus finanzas.

PSD2 afecta a dos tipos de servicios: los referentes a iniciación de pagos desde la cuenta del consumidor a la del comercio; y al de agregadores de cuentas, que permite acceder a información sobre el cliente a los llamados TTPS («Trusted Third Party Services»), siempre y cuando el cliente haya dado su autorización. De esta manera, el usuario puede, por ejemplo, reunir a todas las entidades financieras con las que trabaja en una sola aplicación, o que estos terceros de «confianza», que cuenta con el correspondiente registro en el Banco de España, le ofrezcan alternativas de financiación dependiendo de su situación patrimonial.

Reducción de costes

En definitiva, el objetivo de PSD2 es que los pagos sean más fáciles, ágiles y seguros, pero también que los distintos actores financieros puedan ofrecer productos y servicios innovadores, ajustados a las necesidades del cliente. La consecuencia más inmediata: una reducción de intermediarios y, por tanto, de costes.

Tampoco habrá ya recargos por el hecho de que cliente se decante por un medio de pago determinado. También limita la responsabilidad de usuario en el caso de operaciones fraudulentas hasta un máximo de 50, frente a los 150 actuales.

José María Viñals, profesor del PD en Innovación Digital y Fintech del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), considera que la nueva directiva marca un antes y un después en el mundo de los pagos. «PSD2 va a suponer un cambio muy importante en nuestras vidas porque va a renovar el sector de los pagos a nivel europeo», afirma.

Moratoria

Aunque la banca ha llegado a la fecha establecida con los deberes hechos, lo cierto es que otros sectores, a los que también afecta la nueva norma, desconocen, en gran medida, la misma, como es el caso del comercio. Por ello, han sido varias las asociaciones de distintos sectores que han pedido una moratoria sobre la aplicación de esta doble autenticación, por lo que, previsiblemente, su implementación completa aún se retrasará varios meses.

La Autoridad Bancaria Europea (ABE) acepta que, de manera excepcional, las autoridades nacionales competentes puedan trabajar con las partes interesadas, incluyendo también a comercios y consumidores, para conceder un tiempo adicional limitado que permita a los emisores de instrumentos de pago y a los adquirientes de operaciones migrar hacia soluciones que cumplan los requisitos de la autenticación reforzada.

«Los bancos han llegado preparados, pero otros sectores involucrados, como puede ser las pymes, apenas si conocen qué es PSD2. Un cliente está en su derecho de utilizar estos métodos de pago, por lo que deben adaptar cuanto antes sus sistemas. Y es que ya se podrá hacer un pago directamente sin necesidad de tarjetas de crédito ni pasarelas. Deben saber que no sólo están ofreciendo un mejor servicio a su cliente, sino que también, al ser un proceso directo entre la cuenta del cliente y el establecimiento, también se reducen los intermediarios y las comisiones, lo que, al final, redunda en los costes», destaca Viñals.

PSD2 también abre la posibilidad a que distintos sectores y empresas no financieras puedan implementar sus propias formas de pago. «Por ejemplo, una cadena hotelera podría convertirse en TTPS y crear su propio sistema para pagar. La tecnología puede posibilitar que, por ejemplo, con un sistema biométrico de huella dactilar, se pueda ocupar una habitación de hotel sin necesidad de realizar ni ‘‘check in’’ ni ‘‘check out”. El cliente llega al hotel, disfruta de su estancia y se marcha, mientras que el hotel le hace directamente el cargo en su cuenta», expone.

Pago operador

Pagar el parking o la entradas de cine desde el móvil, con cargo a nuestra factura de teléfono, y sin necesidad de que el banco intervenga es otra de las aplicaciones prácticas que se deriva de la nueva normativa. Hasta ahora, el llamado pago operador estaba reservado a la compra de contenidos digitales que, con PSD2, se extiende a otros sectores como el transporte, eventos, parking o donaciones. Esta modalidad quedará reservada para operaciones pequeñas, con un límite de 50 euros por operación y 300 al mes.

«La nueva directiva está pensada para permitir nuevos modelos de negocio en el pago operador, una actividad que, actualmente, mueve 457 millones de euros en lo referente a contenidos digitales, pero que se extenderá a otras áreas. Se trata de un medio de pago que funciona, es inmediato, y que puede ser utilizado por un parte de la población que no está bancarizada, como pueden ser los más jóvenes», explica Patricia Peiró, directora de Comunicación de Telecoming. Aunque con retraso, PSD2 ya está aquí para revolucionar nuestra manera de entender las transacciones.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs