MENÚ
sábado 20 julio 2019
16:34
Actualizado

Competencia da el golpe de gracia a las cabinas telefónicas

La CNMC insiste en su eliminación. El año pasado apenas se realizaron 1,15 llamadas diarias en cada una de las 16.600 que sobreviven en España

  • Cabina telefónica en Madrid
    Cabina telefónica en Madrid /

    Cipriano Pastrano

Tiempo de lectura 2 min.

20 de junio de 2019. 19:13h

Comentada
Imma Bermejo.  20/6/2019

ETIQUETAS

El espíritu vintage de las cabinas telefónicas terminará pasando a la historia ante una generación pegada a sus "smartphones". Así lo ha suscrito la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en un informe elaborado a petición de la Secretaría de Estado para el Avance Digital (SEAD), en el que vuelve a insistir en la retirada de las cabinas telefónicas ante su carácter deficitario. Este servicio proporcionado por Telefónica consiguió prolongar su vida "útil" un año más después de que el Gobierno indultara su retirada el pasado 31 de diciembre.

A finales de 2018, cuando la muerte de las cabinas era prácticamente un hecho, la operadora española perdía entre dos y cinco millones de euros cada año por este servicio. Y es que la cantidad de llamadas es inversamente proporcional al gasto de su mantenimiento. Ese mismo año sólo se hicieron 1,15 llamadas diarias por cada una de las 16.600 cabinas. Seis meses después, la CNMC vuelve a pedir la erradicación de este servicio universal de telecomunicaciones frente a una nueva disminución en el número, el tráfico cursado y los ingresos unitarios por cabina en todo el territorio español, como ya señaló en su informe de 2016.

La Comisión sugiere de nuevo "revisar la conveniencia de mantener el carácter obligatorio de la prestación de este servicio como una de las obligaciones del servicio universal", una asistencia recogida en la Ley General de Telecomunicaciones. El 12 de marzo de 2019 ya se determinó el cese de la obligatoriedad de dos prestaciones incluidas dentro del servicio universal de telecomunicaciones: las guías telefónicas y el servicio de consulta sobre números de abonado.

Ahora, la CNMC apuesta por el mantenimiento de otras dos de ellas, la conexión a red pública de comunicaciones electrónicas y la prestación del servicio telefónico disponible al público, al no quedar aseguradas por el libre mercado. Sin embargo, escribe la esquela de las cabinas que, a día de hoy, ya actúan como paneles publicitarios o lienzos para el vandalismo.

Últimas noticias