Las empresas andaluzas mejoran su calificación crediticia un 5% hasta 2014

Las compañías agroalimentaria, de industrias extractivas y de transporte y logística superan el aprobado, según Bravo Capital

Las compañías agroalimentaria, de industrias extractivas y de transporte y logística superan el aprobado, según Bravo Capital

Las empresas andaluzas mejoraron su «rating» en el periodo comprendido entre 2012 y 2014, alcanzando casi el aprobado, y situándose en 2014 en un 4,91 (BB+). Así lo ha desvelado el «Informe Andalucía500», elaborado por Bravo Capital.

Según este estudio, las empresas andaluzas analizadas aumentaron su calificación crediticia un 4% entre 2012 y 2013, pasando de un 4,69 a un 4,87, y un 1% entre 2013 y 2014, hasta alcanzar un 4,91.

Aunque el «rating» de las empresas «Andalucía500» se mantuvo algo por debajo de 5, durante los tres años analizados, se situó próximo a esta cifra, alcanzando el 4,91 en 2014, por lo Bravo Capital considera que existen suficientes indicios para que este año esta región pueda llegar a grado de inversión. Pese a la restricción del crédito bancario durante los años posteriores a la crisis y la dificultad de las empresas en obtener financiación, existe una mejora de la solvencia de las compañías a la hora de hacer frente a sus obligaciones, lo que deja «entrever la buena gestión llevada a cabo por los empresarios andaluces».

El sistema de calificación crediticia de Bravo Capital valora las empresas con una puntuación entre 0 y 10, siendo 10 la mejor valoración, con su equivalencia en el estándar de letras en el mercado financiero. La mayor calificación, AAA, equivale a una nota superior o igual a 9,9. Utilizando esta metodología, se ha calificado las empresas con una nota numérica y su equivalente «rating» en formato letra, siguiendo el estándar internacional.

Asimismo, del informe se desprende que la evolución de las ventas de las empresas andaluzas fue muy positiva, aumentado, de forma elevada y progresiva, un 3% en 2013 y un 5% en 2014, hasta alcanzar los 59.227 millones de euros. Sin embargo, aunque este dato pone de manifiesto la recuperación económica de la comunidad a pesar de la fuerte restricción al crédito bancario, en 2014, estas compañías incrementaron su endeudamiento tres puntos porcentuales, y han pasado a financiar con recursos propios el 23% de sus activos.

El sector de energía y gas fue un factor clave en la disminución de los activos con recursos propios. A lo largo del periodo, este ratio disminuyó tres puntos porcentuales, hasta alcanzar el 23% en 2014, situándose en 2013 en un 26%. «Por tanto, es importante señalar que, entre 2012 y 2014, el ratio por el que las empresas reducen su endeudamiento fue más bajo en Andalucía que en la media de España, donde en 2014 se colocó en el 29%», señalan desde Bravo Capital.

A pesar de que la tasa de desempleo de Andalucía es mayor que la de España, el análisis aprecia una leve caída en 2014. Principalmente afecta al sector de la industria agroalimentaria, ya que posee una gran parte de la población y del medio rural. Este sector tiene una gran ventaja en referencia a la importancia de las exportaciones, tanto al resto del país como al exterior siendo el aceite de oliva el principal producto exportado por Andalucía.

Las empresas andaluzas aumentaron sus ventas un 5% en 2014, hasta los 59.227 millones de euros. En ocho de los once sectores, la cifra de negocio aumentó entre 2013 y 2014, lo que muestra una recuperación en Andalucía, tanto del consumo, como de la demanda. En 2014 muchos sectores incrementaron sus ventas, como actividades profesionales científicas y técnicas, construcción, comercio minorista e industria automovilística.

Deuda financiera

Bravo Capital también constata una subida en industria manufacturera que, a pesar de sufrir una caída en 2013, aumentó sus ventas en 2014. Esto se debe en gran parte a la empresa Heineken España S.A, que representa alrededor de un 15% de la cifra de negocio de dicha industria en «Andalucía500». El crecimiento de los beneficios empresariales se mantuvo constante, ya que, si bien disminuyó un 5% en 2013 respecto a 2012, subió un 12% en 2014, acabando con la mejor cifra del periodo, unos 5.985 millones de euros.

Las empresas analizadas para el «Informe Andalucía500» registraron una deuda financiera agregada bruta de 26.910 millones de euros en 2014, lo que supone una disminución de un 5% respecto a 2013. En relación a la deuda financiera a corto plazo, ésta muestra un aumento de un 30% en 2013 y un 12% en 2014, lo que supone que las empresas andaluzas cargaron con una deuda financiera cortoplacista mayor que al principio del periodo. Los dos sectores que más contrajeron su deuda a corto plazo en 2014 fueron el agroalimentario y el de transporte y logística.

La deuda financiera a largo plazo bajó un 5% en 2013 respecto a 2012 y un 11% en 2014si se compara con el año anterior, pasando de 22.390 millones de euros en 2012 a 18.866 millones en 2014.

Según el «Análisis de Coyuntura de Compañías Españolas Cotizadas» de Bravo Capital, el ratio del total agregado de la economía española se sitúa en 4x en 2012 y 2013, y 4,1x en 2014; lo que quiere decir que, en 2013 y 2014, Andalucía ha estado por debajo de la media española, es decir, posee un peor ratio que la media de España.