MENÚ
sábado 17 noviembre 2018
18:28
Actualizado
  • 1

Las empresas ante una carrera apasionante llena de obstáculos

  • Las empresas ante una carrera apasionante llena de obstáculos

Tiempo de lectura 8 min.

04 de junio de 2018. 12:16h

Comentada
Óscar Reyes.  4/6/2018

Las películas nos han enseñado que cuando las cosas se ponen feas hay que correr. Unos eligen hacerlo para atrás y otros para adelante. Desde el momento en que la economía española entró en recesión, las empresas decidieron enfocar hacia el frente y acelerar la marcha para remontar la situación. Como los protagonistas de los largometrajes, se enfrentaron a obstáculos por el camino, pero el resultado demuestra que los han superado. LA RAZÓN reconoce la labor de las empresas españolas con la IV edición de los premios TU ECONOMÍA, suplemento semanal del diario.

No cabe duda de que la primera barrera que debieron salvar las empresas españolas fue que los ciudadanos dejaron de gastar. En 2011 y 2012, el gasto en consumo final cayó casi un 6% y no recuperó sus niveles de 2010 hasta el último trimestre de 2015, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Las compañías necesitaban abrir nuevas vías de negocio para compensar las que habían perdido fuerza, y las miradas se fijaron en la única alternativa posible, lanzarse al extranjero.

Las empresas españolas comenzaron a vender cada vez más productos y servicios fuera de nuestro país, y le han cogido el gusto. Tanto que se ha convertido en una de las cualidades de nuestro tejido empresarial. Sólo hay que ver que la cifra de exportaciones no ha parado de crecer en el primer trimestre del año. En el de 2014, era de 59.472 millones de euros, y en el del presente ejercicio superó los 71.000 millones, indican los datos del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX).

Obstáculos extranjeros

La iniciativa exportadora ha sido clave en la recuperación de la economía. Y se les debe reconocer el mérito, ya que han tenido que rebasar ciertas fronteras comerciales, y aún se enfrentan a ellas. La Comisión Europea (CE), en su informe sobre los obstáculos al comercio y la inversión, ha cuantificado (a través de la base de datos de acceso a los mercados, MABD) el número de barreras que deben superar las compañías de los países miembros de la Unión Europea (UE) cuando intentan vender a determinadas naciones. De las 51 señaladas, Rusia es la que más impedimentos pone con diferencia (33), y en el «top ten» encontramos a las dos mayores economías del planeta: China es tercera (23) y Estados Unidos (EE UU) octava (16). A pesar de ello, en el primer trimestre de 2018 el país norteamericano ha sido el sexto que más exportaciones españolas ha recibido, con un 4,25% de cuota, y el asiático el décimo con un 2,20%.

Las empresas están casi obligadas a negociar con los dos gigantes económicos, a pesar de los obstáculos que se encuentran. Algunas no pueden rechazar la demanda, como las que se dedican al aceite de oliva, pues en China este producto español representa el 80% del mercado, o los fabricantes de automóviles, que venden anualmente a EE UU vehículos por un valor en torno a los 600 millones de euros. Otras, por su parte, necesitan diversificar geográficamente sus negocios. Y es que ésa es una de las preocupaciones de las compañías, concentrar demasiado sus ventas en los países de la UE y estar demasiado expuesto a los riesgos que se puedan generar en la economía continente.

Mientras no se encuentran facilidades para exportar a determinados territorios, también existen obstáculos internos para el desarrollo de las empresas. El propio Ministerio de Economía ha reconocido que la CE identifica en España obstáculos para el crecimiento de las compañías en «la regulación en función del tamaño». Fuentes de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) explican más profundamente que «los umbrales que se encuentran definidos en la normativa por el volumen de ventas o en función del número de empleados pueden imponer obligaciones costosas para las empresas conforme van ganando dimensión en los mercados. Estas barreras hacen referencia a aspectos tan importantes como la gestión de los recursos humanos, la fiscalidad o la contabilidad de las pymes».

Reducción del tamaño

Todo esto, sumado a la crisis, ha provocado que la capacidad de las empresas españolas se haya reducido considerablemente. Según los datos del Directorio Central de Empresas (Dirce), en 2005 el 51% de sociedades en nuestro país no tenía asalariados, y una década después ya era el 55%. Además, dentro de las que sí tienen empleados, en el mismo periodo las microempresas (de uno a nueve trabajadores) pasaron de representar del 88% al 90,75%. El resto de umbrales (pequeñas, medianas y grandes compañías) descendieron su aportación.

La recuperación económica ha generado un aumento de la contratación por el que, en 2017, las microempresas redujeron hasta el 90,02% su representación, aumentando la participación de las pequeñas. No obstante, mientras no cambie la regulación parece que persistirá un problema tradicional de las compañías españolas, el reducido tamaño de las mismas. La media se sitúa en 4,7 empleados y, por su lado, en Francia suma un punto más, en Reino Unido 11 trabajadores y en Alemania 11,7. De las cinco principales economías de la UE (las que originalmente formaron el llamado G5), sólo Italia, con cuatro, está por debajo de España.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señala que «el predominio de empresas pequeñas y poco productivas» en España explica la baja productividad que registra nuestro país. Además, las pymes que forman la inmensa mayoría del tejido empresarial nacional, se enfrentan a otro tipo de obstáculos determinados por factores internos. Cuentan fuentes de Cepyme que éstos son «la independencia de la toma de decisiones, el particular establecimiento de sus relaciones con proveedores y clientes, las diferentes estructuras de las organizaciones, sus necesidades de recursos financieros y los diferentes estilos de la gestión empresarial que operan en estas empresas».

Con todo, se avista un futuro prometedor para el tejido empresarial español que (usando jerga familiar) ha dejado el nido y se ha lanzado hacia el extranjero. También son buenas noticias reconocer que las regulaciones con el fin de incentivar el crecimiento de las compañías y, con ello, mejorar la productividad. Estas son las expectativas a corto y medio plazo. De momento, toca disfrutar de los premios TU ECONOMÍA y reconocer el trabajo de determinadas empresas que por alguna razón u otra han destacado en el último año.

Intención de mejora

El Ministerio de Economía ya ha mostrado su intención de ponerse manos a la obra para fomentar la expansión de las compañías españolas. Al menos si el futuro ministro (tras la reciente moción) mantiene las intenciones de su predecesores, Román Escolano y Luis De Guindos, en cuyo mandato el Ministerio afirmó que si el tamaño medio de las empresas de nuestro país fuese de 11 empleados (como en Reino Unido), nuestro Producto Interior Bruto sería un 7,5% mayor. Para intentar lograrlo, el departamento que dirigía De Guindos concluyó que sería necesario eliminar los umbrales legislativos en cuanto al número de trabajadores o a la facturación. De igual manera, se planteó una revisión de todos los márgenes regulatorios a la baja o a la alta, dependiendo de cada caso.

LOS PREMIADOS

Mejor Valor del Ibex 35: CELLNEX TELECOM. La cotización de la compañía subió casi un 60%.

Valor Más Destacado del Mercado Continuo: CIE AUTOMOTIVE. Sus títulos han aumentado más del 35% en 2018.

Mejor Aceleradora de Empresas: CRE100DO. Promueve el crecimiento de empresas que facturan entre 50 y 300 millones.

Premio Bankia a Mejor Pyme: OCTAVIANO PALOMO S.A. La empresa segoviana ha expandido su negocio agropecuario.

Premio Mejor Emprendedor: BORJA VÁZQUEZ, cofundador de Scalpers. Creó la empresa en 2007 junto con otros dos socios.

Premio Empresa a la Mejor Innovación Tecnológica: TRISON. ha innovado en el marketing audiovisual, acústico y olfativo.

Premio a la Mejor Internacionalización: VIAJES EL CORTE INGLÉS. Tiene más de 80 oficinas en el exterior.

Premio a la Mejor Gestión de Recursos Humanos: ALTADIS. La gestión del talento es fundamental para su éxito.

Premio a la Mejor Política de RSC: VIESGO. La compañía eléctrica ha emprendido una serie de acciones solidarias.

Premio Mejor Iniciativa Digital: HOUSERS. La plataforma que ha democratizado la inversión en el sector inmobiliario.

Premo a la Mejor Trayectoria Empresarial: RAFAEL DEL PINO. Ferrovial ha tenido un gran avance desde que la preside.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs