MENÚ
jueves 14 noviembre 2019
08:29
Actualizado

Los catalanes, los españoles que más impuestos pagan

Según el ranking de competitividad fiscal de la Fundación por el Avance de la Libertad, la región empeora aún más su nota y presenta «graves deficiencias», sobre todo en IRPF y Patrimonio

  • Dos personas pasean ayer en Barcelona con una bandera de España y una de Cataluña
    Dos personas pasean ayer en Barcelona con una bandera de España y una de Cataluña /

    Efe

Tiempo de lectura 2 min.

16 de octubre de 2019. 07:35h

Comentada
Erik Montalbán 16/10/2019

En un país descentralizado como España, las diferencias entre las distintas comunidades autónomas alcanzan prácticamente todos los ámbitos, incluido el tributario. Estas disparidades se aprecian en el índice autonómico de competitividad fiscal, elaborado por la Fundación para el Avance de la Libertad con el apoyo de la Unión de Contribuyentes y de la Tax Foundation estadounidense. Este indicador clasifica a todas las autonomías por su capacidad de competir fiscalmente para retener y atraer empresas y profesionales, generando por tanto actividad económica y empleo. Para ello, tiene en cuenta los tramos autonómicos de los grandes impuestos, los tributos cedidos a las regiones, la especificidad de las Islas Canarias y la de los regímenes forales, y los impuestos adicionales establecidos por cada autonomía. De hecho, las tres provincias vascas aparecen por separado, dadas las diferencias fiscales entre ellas.

En este ranking, Vizcaya repite en la primera posición del año anterior, con una nota media de 7,06. La segunda posición es para Madrid, que recupera un puesto, con un 7,02. El podio lo cierra Álava, seguida de Guipúzcoa. En la parte baja de la tabla se encuentra Cataluña, que por segundo año consecutivo es la peor de todas las comunidades autónomas y la única con una nota media de suspenso, con un 4,9. Bordeando el aprobado están Asturias (5,12), Aragón (5,27) y Comunidad Valenciana (5,29).

En el caso de Cataluña, cuenta con el doble de impuestos autonómicos que las demás comunidades. De hecho, dos de estos impuestos propios, aprobados en 2017, entraron plenamente en vigor en 2019, empeorando aún más su posición actual. Además, según el informe, la región tiene «grandes deficiencias» en la estructura del Índice del Impuesto sobre la Renta, así como en el Impuesto de Patrimonio.

Al igual que sucediese con el Índice de Competitividad Fiscal a nivel nacional (presentado el lunes), y donde España no sale bien parada, el informe autonómico pone énfasis en el impacto que las subidas de impuestos como las planeadas por Pedro Sánchez tienen sobre la economía. «Si los impuestos crecen, el coste se traslada, o bien a los consumidores a través de precios más elevados, o bien a los trabajadores (sueldos más bajos o menos puestos de trabajo) o a los accionistas (a través de dividendos más bajos)», señala. Por eso, asegura que a menores impuestos, mayor crecimiento.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs