MENÚ
lunes 10 diciembre 2018
14:32
Actualizado

Los inversores castigan el nuevo plan estratégico de AENA

La compañía se deja un 3% en bolsa tras apuntar una ralentización de su actividad por el Brexit

  • AENA prevé un incremento del tráfico para el año próximo del 2%. Foto: Cristina Bejarano
    AENA prevé un incremento del tráfico para el año próximo del 2%. Foto: Cristina Bejarano

Tiempo de lectura 2 min.

10 de octubre de 2018. 14:27h

Comentada
Roberto L. Vargas Madrid. 10/10/2018

ETIQUETAS

La promesa de más de 1.000 millones de euros en dividendos para el año próximo no ha sido suficiente para convencer a los inversores de Aena de que el plan estratégico para los próximos tres años presentado hoy por la compañía es lo suficientemente bueno para ellos. Las acciones de la compañía caen más de un 3% en bolsa arrastradas por la ralentización de la marcha del gestor aeroportuario que esboza el proyecto. Aena prevé un incremento del tráfico para el año próximo del 2%, menos de la mitad del 5,5% que tiene previsto avanzar este ejercicio. El motivo de tan conservadora estimación no es otro que la incertidumbre que provoca a la compañía el Brexit. Cómo ha explicado el directo de negocio regulado del gestor, Javier Marín, el hecho de que el número de slots -derechos de vuelo- usados por el mercado británico fuese el pasado verano muy inferior al previsto ha llevado a Aena a ser muy conservadora con sus estimaciones hasta ver cómo evolucionan las reservas de la campaña estival de 2019. Máximo, cómo ha añadido el presidente de Aena, Maurici Lucena, cuando ahora mismo, lejos de atisbarse un acuerdo, resulta imposible prever cuál será el resultado de las negociaciones entre la UE y Gran Bretaña sobre el Brexit.

En línea con el bajo incremento de tráfico previsto, la compañía prevé un modesto aumento de sus ingresos del 2,7% en 2019, hasta los 4.362 millones de euros. Este año, su presión es mejorar más de un 5% sus ventas. Fruto de estos ingresos, sus beneficios brutos apenas aumentarán el año próximo un 0,15% hasta los 2.588 millones de euros. Su margen ebitda, además, se reducirá desde el 60,9% hasta el 59,3%. En cuanto al beneficio neto, Aena prevé que avance un 3%, hasta los 1.311 millones de euros.

A pesar de esta moderación en su crecimiento, la compañía que dirige Maurici Lucena prevé repartir entre sus accionistas el 80% de sus beneficios en los próximos tres años. En 2019 les entregará 1.001 millones, según el plan, que sólo ofrece detalles del proximo año de actividad de la compañía.

Para tratar de retomar en el futuro el vigoroso crecimiento mostrado los pasados años, Aena tratará de dotar a los aeropuertos de más capacidad -invertirá para ello 2.800 millones-, de tarifas competitivas -ahora son las más bajas de Europa- y mejorará los niveles de calidad del servicio. Además, impulsará nuevas líneas de negocio mediante el desarrollo de su la expansión internacional más allá de los 16 países en que está ahora presente, el rediseño de sus zonas comerciales para que generen más ingresos y el plan de desarrollo inmobiliario de los aeropuertos de Madrid y Barcelona. Este proyecto, que ya ha echado a andar, no generará benéficos al grupo hasta 2022, que es cuando se prevé que estén construidos los primeros edificios.

Últimas noticias