MENÚ
sábado 22 septiembre 2018
21:40
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

No saber elegir financiación podría costarte más de 1.000 euros

Una tarjeta de crédito no siempre es el método más barato para financiar una gran compra

  • No saber elegir financiación podría costarte más de 1.000 euros
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

20 de julio de 2018. 21:02h

Comentada
Madrid. 20/7/2018

A la hora de aplazar el pago de gastos más grandes de lo esperado, las tarjetas de crédito se posicionan como las favoritas para este fin. La comodidad y la rapidez con la que podemos disponer del dinero para el proyecto que deseemos las hacen la opción preferida frente a otros medios de financiación, nos explica el comparador financiero HelpMyCash.com, evitando así comparar entre otras ofertas y métodos de financiación y eludiendo los casi siempre engorrosos procesos de solicitud. De hecho, uno de cada cuatro españoles que tiene pensado aplazar algún pago durante 2018 lo hará a través de una tarjeta de crédito, de acuerdo con el Barómetro de tendencias sobre modalidades de pago de American Express. No obstante, a pesar de sus ventajas para pagar grandes compras, este método de financiación no siempre se utiliza de manera correcta y esto puede hacer que paguemos hasta 1.000 euros de más en intereses.

¿Por qué una tarjeta puede costarnos más?

Una tarjeta de crédito no siempre es el método más barato para financiar una gran compra. Pero esto no se debe tanto a la propia tarjeta como a la cantidad que queramos aplazar y al tiempo durante el que lo haremos. Así, si se trata de cantidades que podemos obtener con un préstamo personal, lo mejor es utilizar este tipo de financiación antes que una tarjeta. La razón es simple: mientras que el interés medio de un crédito al consumo ronda el 7,7 %, el pago aplazado con las tarjetas de crédito ronda el 20,8 %, de acuerdo con los datos del Banco de España.

Imaginemos que queremos financiar una compra de 5.000 euros a devolver en tres años. Con una tarjeta de crédito (al 20,8 %) se generarían 1.763 euros en intereses, mientras que con un préstamo personal (al 7,7 %) solamente pagaríamos 616 euros en intereses. Una diferencia en el coste de 1.147 euros por financiar la misma compra, de acuerdo con los cálculos llevados a cabo por HelpMyCash.com.

Créditos al consumo como el Préstamo Personal de Cetelem nos permiten pagar a plazos cantidades de entre 6.000 y 60.000 euros a partir del 6,95 % TIN (7,18 % TAE) o si queremos financiar cantidades más pequeñas, los préstamos P2P de Younited Credit nos permiten conseguir dinero a partir de 1.000 euros y hasta 40.000 desde el 5,75 % TIN (6,95 % TAE).

Entonces, ¿es siempre malo financiar mis compras con una tarjeta?

En absoluto. Como hemos visto antes todo dependerá de la cantidad y del plazo.Si se trata de cantidades pequeñas que no podremos obtener con préstamos personales, las tarjetas de crédito son una buena alternativa por la comodidad y rapidez con la que podemos acceder al dinero a crédito.

Además, en el mercado existen una gran cantidad de tarjetas de crédito con intereses muy por debajo de la media. Por ejemplo, la tarjeta de crédito Mundo 1|2|3 del Santander, asociada a la Cuenta 1|2|3, permite pagar a plazos desde un 12 %. Otra de las tarjetas de crédito con uno de los intereses más bajos del mercado es la tarjeta de crédito de ING con la que aplazar los pagos al 15 % y que ofrece, además, un 3 % de devolución en las gasolineras Galp y Shell.

Qué método de financiación elegir dependerá de cada situación, de la tarjeta de crédito que tengamos o de los préstamos a los que podamos acceder. De todas formas, siempre es aconsejable realizar varias simulaciones con cada producto según la cantidad y el plazo que escojamos para contratar la forma de pagar a plazos más barata.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs