Cargando...

Pymes

El parón de las pymes: la productividad se hunde, las ventas se ralentizan y los costes laborales se disparan

La productividad de las pymes se hunde otro 0,7% y se sitúa en niveles de 2015. Ventas y empleo acentúan la "desaceleración" y los costes laborales se disparan por encima del 5%

Gerardo Cuerva, presidente de Cepyme Carlos LujánEUROPAPRESS

El deterioro integral de la actividad de las pequeñas y medianas empresas se acelera a la misma velocidad que decrece la productividad, se frena la facturación, los costes laborales ahogan su precaria economía y su situación financiera empeora. Así, lo determina el último indicador de situación de las pymes elaborado por la patronal Cepyme, que alerta del "deterioro" en la productividad tras hundirse otro 0,7% en el cuarto trimestre de 2023 en tasa interanual y se sitúe ya por debajo de niveles del año 2015, una situación que denuncian "se empieza a cronificar" pese al crecimiento de la actividad registrada en los últimos trimestres". La patronal apunta que el repunte de productividad que se produjo en 2021 "tan solo sirvió para compensar el gran desplome registrado en la pandemia", y "lamentablemente, una vez estabilizada la actividad, la productividad ha recuperado su tendencia descendente iniciada en 2017".

Tampoco llegan buenas noticias por parte de las ventas y del empleo, que crecen a menor ritmo y acentúan la "desaceleración". Según incide el estudio, la ligera reducción de los costes operativos, propiciado por la caída de los costes de la energía en el cierre del pasado año "no ha sido suficiente" para mejorar la situación de las pymes, ya que "no sólo permanecen considerablemente elevados con relación a dos años atrás, sino que no se observa moderación ni en los costes de los servicios ni en los laborales, que continúan escalando a tasas superiores al 5%".

En este sentido, el indicador abunda en que si bien los costes operativos caen en el cuarto trimestre (-0,7% interanual) gracias al comportamiento del componente energético (-22,6%), el coste de los servicios utilizados por las pymes se acelera (3,1%) y los costes laborales siguen creciendo, hasta el 5,3%, el porcentaje más alto de los cinco últimos trimestres. encadenando 10 trimestres consecutivos con aumentos interanuales superiores al 5%, que Cepyme destaca como un "suceso inédito desde 1994". Desde el cuarto trimestre de 2021, los costes laborales subieron un 11% para las firmas pequeñas y un 10% para las medianas.

El Servicio de Estudios de la Confederación de pymes también explica que la facturación se ralentizó con fuerza a cierre de 2023 por quinto trimestre consecutivo, desde un 20,2% interanual en el pico que se registró en el segundo trimestre de 2022 hasta el 3,5% en el último tramo de 2023. Para Cepyme, esa desaceleración se explica "por la moderación de la inflación", pero también por el "debilitamiento de la actividad económica, ya que las ventas corregidas de la inflación, muestran con más crudeza la desaceleración, creciendo sólo el 1,2%". Pese a este parón, las pymes siguen apostando por el aumento de las plantillas, un 2,7% en las medianas empresas y 2,1% en las pequeñas, aunque ya se empieza a notar un notable enfriamiento de la contratación ante las malas perspectivas a corto plazo.

A esto se suma un empeoramiento en la situación financiera para las pymes, en la que predomina "la atonía en el crecimiento de los nuevos créditos y el encarecimiento de los tipos de interés", que a pesar de que se hayan estabilizado, superan el 5% para las pymes. Por ello, Cepyme denunció la "carestía de crédito" que complica la situación financiera de muchas pymes, ya que la proporción de nuevos préstamos sobre ventas es menor que en ejercicios anteriores. A esto se suma que, a pesar de que el coste de la financiación sube a ritmo más moderado, siguió aumentando sin freno durante los últimos 12 meses. El tipo de interés medio a pymes ha superado el 5% por primera vez desde 2009, del 5,01% en el cuarto trimestre de 2023, frente al 3,05% registrado un año antes.

Asimismo, el contexto de mayor inflación se ha traducido en una restricción del crédito comercial entre empresas. Este equivalió en el cuatro trimestre al 55,2% de las ventas de las pymes, porcentaje que desciende por cuarto trimestre consecutivo, inferior además a la media del bienio 2022-2023 (58,4%) y a la media del lustro prepandemia (64,1%). Por ello, el esfuerzo financiero de las pymes vinculado a la deuda comercial ascendió a 2.630 millones de euros en el cuarto trimestre, lo que supone un alza del 50,1% interanual y del 119% respecto al periodo de referencia de 2021, lo que significa que para una pequeña empresa en un esfuerzo financiero de 5.300 euros anualizados, casi el doble que a cierre de 2021; y de 40.200 euros para las firmas medianas frente a los 16.800 en el mismo periodo. Al menos, la reducción del endeudamiento total de las pymes es una buena noticia, con una tendencia descendente que inició en 2008, con una ratio de endeudamiento que se sitúa en el 82,3%, la menor desde 1999.

El Estudio también alerta sobre el "importante incremento del esfuerzo que necesitan hacer las pymes para financiar la deuda comercial" -las facturas por cobrar-. Teniendo en cuenta que el período legal máximo de cobro es de 60 días, los plazos de cobro se situaron 21 días por encima -en 81,6 días de media-, el esfuerzo financiero de las pymes vinculado con la deuda comercial creció hasta 2.630 millones de euros en el cuarto trimestre, en términos anualizados. Esto es un 50,1% más que un año antes y un 119% más que al final de 2021. Es el mayor esfuerzo financiero en casi 15 años.

Cargando...