Repsol y La Caixa venden el 20% de Gas Natural por 3.802 millones

Cada compañía traspasa un 10% de sus títulos al fondo americano GIP, que contará con tres consejeros. El acuerdo incluye mayorías reforzadas de dos tercios para asuntos estratégicos

El presidente del Grupo Gas Natural, Salvador Gabarro y  su consejero delgado,  Rafael Villaseca
El presidente del Grupo Gas Natural, Salvador Gabarro y su consejero delgado, Rafael Villaseca

Cada compañía traspasa un 10% de sus títulos al fondo americano GIP, que contará con tres consejeros. El acuerdo incluye mayorías reforzadas de dos tercios para asuntos estratégicos

Repsol y Criteria, propietaria de CaixaBank, culminaron ayer sin sorpresas la venta del 20% de Gas Natural. Tal y como apuntaban las quinielas, cada compañía traspasará un 10% de los títulos que posee en la gasista al fondo americano Global Infraestructure Partner (GIP) por 3.802 millones de euros, lo que dejará en las arcas de cada una de ellas 1.901 millones de euros, según informaron ayer en un hecho relevante a la CNMV. El precio supone valorar la gasista a 19 euros por acción, frente a los 18,5 euros a que cerró ayer. Cuando se materialice la operación, Criteria seguirá siendo el principal accionista de Gas Natural, con el 24,43% de sus acciones, mientras que Repsol y GIP pasarán a tener el 20% de los títulos de la firma.

La operación no sólo implicará la modificación del accionariado de Gas Natural, sino que también conllevará una reestructuración de su dirección para dar entrada a GIP que supone el fin del pacto parasocial que mantenían Repsol y Criteria desde 2000 para controlar la compañía. El acuerdo contempla que las partes harán un esfuerzo para que «cada una de ellas tenga una representación en el consejo de administración proporcional a su participación en el capital social».

Consejo

Para materializar esta declaración de intenciones, las partes han establecido que, mientras el consejo tenga 17 miembros, podrán nombrar uno por cada 5,88% de participación en el capital de la sociedad. Esta fórmula permitirá que GIP nombre tres consejeros, los mismos que Repsol, que hasta ahora tenía cuatro. Gas Natural pasará a designar cuatro en lugar de los cinco actuales. Otros seis serán independientes, en lugar de los siete que hay ahora. El último miembro será el consejero delegado. Entre los cuatro miembros que designará Criteria estará el presidente no ejecutivo, dado que las tres partes consideran «razonable» que sea el principal accionista el que seleccione tal cargo. En lugar de un solo vicepresidente, habrá dos, uno a propuesta de Repsol y otro de GIP.

En la última Junta General de Accionistas de Gas Natural, celebrada a principios de mayo, el presidente de Gas Natural, Salvador Gabarró, admitió que ya era «tiempo» de dejar la presidencia de esta compañía, pero añadió que la decisión estaba en manos del grupo La Caixa. Uno de los nombres que con más fuerza suenan para relevar a Gabarró en la presidencia de Gas Natural es el de Isidre Fainé, que dejó a finales de junio la presidencia de CaixaBank para mantenerse al frente de la Fundación Bancaria La Caixa.

Independencia

Aunque se había especulado con la posibilidad de que las tres partes forjasen una alianza que sustituyera al pacto de control que tenía Repsol y Criteria, el acuerdo asegura que el contrato «no supone actuación concertada en el contexto del gobierno corporativo de la sociedad y se comprometen a desarrollar su actuación en los órganos de gobierno de la sociedad de forma independiente». No obstante, el acuerdo prevé que se incluya en el reglamento del consejo una mayoría reforzada de dos tercios para tomar decisiones respecto a determinadas decisiones como la compra o venta de activos o un plan estratégico.

Con la venta del 20% de Gas Natural, tanto Repsol como Criteria obtienen unos valiosos fondos para mejorar su posición financiera. La petrolera, que logra unas plusvalías de 246 millones, ha reducido su deuda en 1.500 millones en el último año, hasta los 11.709 millones, aunque afronta una complicada coyuntura con el petróleo por debajo de los 50 dólares el barril. Criteria, que se anotará unas plusvalías de 218 millones, se consolida como grupo financiero para el BCE como matriz de La Caixa. Y las inversiones industriales la penalizan a efectos de solvencia, por lo que la venta alivia su situación.

Un poderoso socio financiero

Global Infraestructure Partners (GIP) es un fondo americano fundado en 2006 y con sede en Nueva York especializado en la inversión en infraestructuras de gran calidad de los sectores de transporte, energía y agua, en los que posee gran experiencia. En este momento, su cartera de activos está valorada en unos 33.000 millones dólares. Las compañías que la componen suman unos 21.000 empleados y una facturación anual combinada que supera los 5.000 millones de dólares. Entre las compañías en las que participa están CLH, cuyo 15% adquirió en 2014, y Saeta Yield, de la que posee un 24%. También tiene participaciones en aeropuertos como los de Gatwick y Edimburgo.