Retirar las monedas de 1 y 2 céntimos recuperaría más de 7.000 toneladas de cobre

La Razón
La RazónLa Razón

Recientemente, la Comisión Europea ha planteado la posibilidad de retirar de la circulación las monedas de 1 y 2 céntimos de euros debido a que los costes de producción superan su valor, lo que ha provocado unas pérdidas acumuladas de 1.400 millones de euros desde 2002 a la eurozona. Según un estudio de la Comisión Europea, el motivo de su posible retirada es su escaso uso entre la población europea.

Desde la introducción del euro, en 2002, una de cada dos monedas acuñadas ha sido de uno o dos céntimos: un total de 46.000 millones de unidades (137 monedas por cada uno de los europeos). Todas estas monedas, que están recubiertas con un baño de cobre, suman más de 7.000 toneladas de cobre.

Por ello, ante su posible retirada, se plantea la duda acerca del destino final de estas monedas. Al estar bañadas en cobre, se pueden encontrar múltiples usos, al ser el cobre un metal con numerosas propiedades, fácilmente reciclable, manteniendo sus propiedades intactas. Los 7 millones de kilos de cobre reciclados de la retirada de uso de estas monedas, podrían ser reutilizados de la siguiente manera:

Casi 260.000 viviendas podrían ser equipadas con tuberías de cobre para agua potable. Estas tuberías mejoran notablemente la calidad y salubridad del agua al ser el cobre un material antimicrobiano que elimina las bacterias, además de poseer una gran durabilidad que evita su mantenimiento.

Se conseguiría el cobre necesario para los cables eléctricos necesarios de más de 230.000 viviendas, ya que el cobre es uno de los metales más utilizados para las instalaciones eléctricas de hogares gracias a su alta conductividad eléctrica.

Casi 60.000 viviendas podrían ser equipadas con calefacción por pared radiante. Este tipo de calefacción es una solución especialmente adecuada para proyectos de mejora de la eficiencia y de reducción del consumo energético en los hogares, gracias a la conductividad térmica del cobre (casi 1.000 veces mejor conductor que el plástico) y a que el sistema no presenta prácticamente inercia térmica, lo que disminuye la pérdida de energía.

Se obtendría el cobre suficiente para utilizarlo en más de 575.000 equipos de energía solar para hogares. A pesar de requerir de otros muchos materiales, el cobre es un elemento indispensable para este tipo de equipos, los cuales pueden ayudar a reducir significativamente la factura energética de los hogares.

La reciclabilidad del cobre es total e infinita sin perder ni una sola de sus propiedades o rendimiento, siendo un material que respeta al medio ambiente. El cobre reciclado es exactamente igual que el cobre primario, sin importar el número de veces que se haya reutilizado.

El reciclaje de estas monedas puede llegar a mejorar nuestra calidad de vida y nuestra contribución al cuidado del medio ambiente.